Irán desvela un sistema de lanzacohetes múltiple para lanzar de misiles balísticos

“El lanzamiento de nuestros misiles agita a nuestros enemigos. Nuestro poder balístico garantiza la retirada de los enemigos”, afirma el comandante Hossein Salami

Misiles iraníes durante un simulacro en octubreWANA NEWS AGENCYVIA REUTERS

La Guardia Revolucionaria de Irán ha desvelado este miércoles un nuevo sistema de lanzacohetes múltiple que permite el disparo de misiles balísticos, en el marco de una serie de anuncios acerca del refuerzo de lo que Teherán describe como capacidades disuasivas frente a sus “enemigos”.

El sistema, desarrollado por la Fuerza Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria, ha sido presentado en un acto en el que ha estado presente el comandante del organismo, Hossein Salami. “El lanzamiento de nuestros misiles agita a nuestros enemigos. Nuestro poder balístico garantiza la retirada de los enemigos”, ha sostenido.

Asimismo, ha señalado que estas capacidades “disuasorias” dan al país “un enorme poder” que permite “mostrar la voluntad política” e “imponerse al enemigo, si fuera necesario”, según ha informado la agencia iraní de noticias Tasnim.

El anuncio ha llegado cerca de dos semanas después de que Irán asegurara haber llevado a cabo una prueba exitosa con un nuevo sistema de defensa antiaérea desarrollado en el país, en el marco de unas maniobras militares que cubrieron más de la mitad del territorio iraní.

El sistema Bavar-373, desvelado en agosto de 2019, es un sistema móvil de defensa antiaérea con un alcance máximo de 300 kilómetros y capaz de detectar hasta 300 objetivos, ubicar 60 a la vez y responder a seis al mismo tiempo.

Las maniobras militares arrancaron apenas tres días después de que Teherán anunciara el fin del embargo impuesto por Naciones Unidas, en el marco del acuerdo nuclear de 2015 y a pesar de las advertencias de Estados Unidos al respecto.

Estados Unidos, que se retiró unilateralmente del acuerdo en 2018, anunció el 20 de septiembre la imposición de sanciones de forma unilateral acogiéndose al conocido como mecanismo ‘snapback’, incluido en el pacto de 2015, a pesar de que el Consejo de Seguridad de la ONU había rechazado previamente extender el embargo.

Las tensiones entre Washington y Teherán han aumentado desde que Estados Unidos se retirara en 2018 del acuerdo nuclear de 2015 y repuntaron en enero después de que el Ejército estadounidense matara en un bombardeo en Irak al jefe de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani.