175 operaciones aéreas en solo 24 horas

Once ciudades españoles recibieron ayer pasajeros procedentes de Reino Unido. La mutación del virus dispara la tensión en Gibraltar en plena cuenta atrás del Brexit

Personas entran al Peñón en la frontera con La Línea de la Concepción (Cádiz), hoy cuando la posible presencia en Gibraltar de la nueva cepa de coronavirus, mucho más contagiosa
Personas entran al Peñón en la frontera con La Línea de la Concepción (Cádiz), hoy cuando la posible presencia en Gibraltar de la nueva cepa de coronavirus, mucho más contagiosaA.Carrasco RagelEFE

España, país europeo que concentra la mayor población de británicos en su territorio, aplica medidas menos restrictivas que sus vecinos y asume riesgos innecesarios. Fuentes de Aena informaron a LA RAZÓN de que un total de once ciudades españolas recibieron ayer pasajeros procedentes de Reino Unido. Se trata de Madrid, Alicante, Barcelona, Fuerteventura, Gran Canaria, Lanzarote, Málaga, Palma de Mallorca, Santiago de Compostela, Tenerife Sur y Asturias. En total, estaban programados 175 operaciones –85 llegada y de 90 salidas–. «Si comparamos esta cifra con la del año anterior, supone un 50% menos de operaciones y si tomamos como referencia la semana pasada, supone casi el mismo número», explican. Es decir, pese a la aparición de esta nueva variante del coronavirus detectada en el sureste de Inglaterra –que llevó a la imposición de una dura cuarentena en Reino Unido–, el Ejecutivo mantiene la frontera parcialmente abierta.

En este sentido, la restricción para los vuelos y buques procedentes de Reino Unido desde ayer hasta el 5 de enero sí permite la entrada de ciudadanos o residentes en España o Andorra, una excepción que no aplican otros países como Alemania. Si algo hemos aprendido durante este año de pandemia es la alta capacidad de trasmisión de este patógeno y la necesidad de anteponerse a lo hechos para no lamentar un mayor número de muertes.

Desde finales de noviembre, cualquiera que quiera entrar en España por avión debe presentar una PCR negativa realizada con 72 horas de antelación, un certificado que no protege de contagios en las horas previas al embarque en el avión y que puede ser un coladero de positivos en un momento clave para frenar la expansión del virus en España y Europa. Aumentar el control de estas pruebas fue la medida que anunció el Gobierno para impedir la propagación de la nueva cepa procedente de Reino Unido. Con alrededor de 200 vuelos diarios, la posibilidad de que el virus viaje es enorme. Además de la pandemia, la falta de acuerdo para el Brexit, ha puesto en evidencia la improvisación de las autoridades así como la pericia de los españoles.

Mari Ángeles vive en Londres y decidió «jugársela» por su madre, según cuenta a LA RAZÓN antes de regresar a España- Tras pensárselo mucho, llegó a Cádiz el 18 de diciembre, vía Gibraltar, antes de las prohibiciones. «Mi madre está viuda. Somos cuatro hermanos, pero cada uno vive en una ciudad diferente, por lo que ha pasado prácticamente todo el 2020 sola. Quería ir a verla. Llevo 8 años fuera y siempre regreso por Navidad», explica. Llegó a tener en sus manos tres billetes distintos, pero acabó decantándose por un vuelo a Gibraltar.

Sin necesidad de PCR, ni, con suerte, cuarentena a su vuelta. Solo ha tenido que rellenar un formulario de localización a su llegada. Mientras disfruta de su familia, prefiere no pensar en cómo volverá a Londres. Tiene un vuelo el 2 de enero y confía en que se mantenga, que haya vuelos mínimos para garantizar la vuelta de nacionales y residentes. No hay certezas.

“A la ida, desde Londres a Gibraltar, no tuve que hacer PCR. Pero a la vuelta seguramente sí, cuando cruce la frontera de España a Gibraltar”. Tampoco sabe si tendrá que hacer cuarentena de cinco días y después un test antes de reincorporarse al trabajo. Si dice que ha estado en España, sí, pero como su vuelo sale de Gibraltar, no debería estar obligada a ello.

Mariángeles es profesora y coordinadora en un centro de educación especial por lo que no puede trabajar desde casa. Se llegó a plantear regresar antes para poder incorporarse a tiempo al colegio, el día 4. Pero no quiso terminar el año sola, “demasiado triste”. Así que asume que, en el peor de los casos si se tiene que quedar en casa en cuarentena.

Como el suyo podría haber otros casos. La ambigüedad en la frontera está permitiendo que los pasajeros y el virus campen a sus anchas entre ambos países, pese a que según el Gobierno, el Ministerio del Interior tiene previsto un refuerzo de la frontera.

Sin embargo, ante el rápido aumento de contagios en el propio Peñón derivado de la nueva cepa, Gibraltar ha decidido endurecer las restricciones a las llegadas desde Reino Unido a partir de hoy. Las autoridades reconocieron que se detectó un caso en noviembre.