Biden afirma que “Xi Jinping no tiene ni un solo hueso democrático en el cuerpo”

El mandatario estadounidense añadió que no colaborará con China tal y como lo hizo Trump: “Vamos a centrarnos en las leyes internacionales”

Joe Biden y Xi Jinping durante un encuentro en Pekín el pasado 4 de diciembre de 2013.
Joe Biden y Xi Jinping durante un encuentro en Pekín el pasado 4 de diciembre de 2013.POOL NewREUTERS

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha anticipado una “extrema competencia” con China, pero no quiere un conflicto entre las dos principales potencias del mundo, según una entrevista con CBS difundida este domingo. “No tiene, y no lo digo como una crítica, sino que es una realidad, un solo hueso democrático en su cuerpo”, dijo Biden sobre el mandatario chino Xi Jinping.

“No lo voy a hacer de la forma en que (Donald) Trump lo hizo. Vamos a centrarnos en las leyes internacionales”, aseguró sobre la competencia con China que, adelantó, “será extrema”. El norteamericano explicó que aún no ha hablado por teléfono con el presidente chino desde que tomó posesión el pasado 20 de enero porque “no ha tenido ocasión”. Pero aseguró que no hay ningún motivo en particular para esta decisión e insistió con que busca una relación con China diferente a la de su antecesor en el cargo.

Biden ya ha mantenido conversaciones con numerosos dirigentes mundiales desde su toma de posesión, incluido el presidente ruso, Vladimir Putin, pero hasta el momento no ha hablado con Xi. “Tuve 24, 25 horas de reuniones privadas con él cuando era vicepresidente, viajé 17.000 millas con él (unos 27.358,8 kilómetros). Lo conozco bastante bien”, subrayó.

Washington considera a China como su principal adversario estratégico, además del primer desafío en el escenario mundial. Trump optó por una confrontación abierta y ataques verbales, aunque sin resultados tangibles serios para el enorme déficit comercial de Estados Unidos con China. Biden ha desmantelado muchas de las medidas más controvertidas de la era de Trump, señalando al mismo tiempo que la potencia norteamericana velará de cerca por sus propios intereses.

Por su parte, el secretario de Estado norteamericano Antony Blinken ya habló el pasado viernes con el Gobierno chino. En la conversación exigió a las autoridades chinas la necesidad de que se respeten los derechos de los uigures, del Tíbet y de Hong Kong. “Dejé claro que Estados Unidos continuará defendiendo nuestros intereses nacionales, nuestros valores democráticos y responsabilizará a Pekín de cualquier abuso del sistema internacional”, afirmó Blinken en Twitter.