Borrell: “Hay ayudas de la UE a Marruecos que están condicionadas por su comportamiento”

El Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior recuerda que “las políticas exteriores siguen siendo exclusivas de cada estado miembro de la Unión”

"l Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep Borrell
"l Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Josep BorrellOLIVIER HOSLETEFE

Ante la crisis política desatada entre Marruecos y España por la llegada de miles de personas a Ceuta, el ministro de Exteriores marroquí, Naser Burita, hizo ayer la distinción entre la Unión Europea y la mayoría de sus países, con los que hay “muy buena relación” y aseguró que España está teniendo “una actitud hostil”. También denunció que España no consultase a Europa antes de acoger en su territorio al líder del Frente Polisario, Brahim Gali.

En respuesta a estas declaraciones, el Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y ex ministro de Exteriores, Josep Borrell, ha defendido en Onda Cero que “la Unión Europea es una suma de estados que se basa en la solidaridad mutua”. Y ha insistido en que las malas relaciones que puede tener un país externo con un estado miembro puede repercutir en las relaciones del resto de la Unión. Borrell ha recalcado que Marruecos es receptor de fondos europeos desde hace muchos años “para ayudar al desarrollo de su gente y de su población, para el desarrollo de su economía”. “Gran parte de la labor de la UE es evitar que las crisis vayan a peor”, ha explicado, a la vez que ha matizado que “hay algunas ayudas que están condicionadas por los comportamientos de los países”.

“No quiero interferir”

El ex ministro de Exteriores ha insistido en que “si para algo sirve la Unión Europea, sobre todo en política exterior, es para multiplicar la fuerza de cada estado miembro a través de la solidaridad de los demás” e hizo referencia al respaldo de la Unión a la gestión del gobierno de Pedro Sánchez desde el inicio de la crisis con Marruecos. Borrell no ha querido extenderse sobre el la advertencia del gobierno de Marruecos de que romperá las relaciones con España si Brahim Gali sale del país de forma similar a la que llegó de incógnito en el mes de abril: “No quiero interferir en lo que haga el Gobierno de España con el señor Gali”, se ha limitado a decir.

En cuanto al Sáhara Occidental, el representante de la UE ha explicado que la Unión Europea ”no tiene competencias para reconocer o no a un territorio” y no tiene nada que decir “aunque le gustaría”: “La política exterior siguen siendo exclusiva de cada estado miembro de la Unión”. “La Comisión europea quisiera intervenir, decidir en todo, pero solo puede hacerlo en los asuntos que le han sido transferidos”, ha explicado Borrell, quien ha puesto el ejemplo de Kosovo, reconocido por algunos países de la UE como Estado y por otros, como España, no.

Finalmente, Borrell ha lamentado, con respecto a la revisión de la política migratoria de la UE, que sea uno de los grandes fracasos de la UE, que no haya sido capaz de definir una política común.