Sociedad

La EMA confirma el vínculo entre las vacunas de Pfizer y Moderna y casos muy raros de inflamaciones del corazón

El organismo sigue recomendando la administración de los antídotos

Los casos ocurrieron con más frecuencia después de la segunda dosis y en hombres adultos más jóvenes. Reuters
Los casos ocurrieron con más frecuencia después de la segunda dosis y en hombres adultos más jóvenes. ReutersDado RuvicREUTERS

La Agencia Europea del Medicamento (EMA por sus siglas en inglés) ha confirmado la existencia de un “posible vínculo” entre la administración de los sueros de Pfizer y Moderna y varios casos muy raros de miocarditis (inflamación en el músculo cardiaco) y pericarditis (irritación del tejido que rodea el corazón). Por eso, el organismo comunitario recomienda incluir estos efectos secundarios en la información del prospecto de estos antídotos con un advertencia para los profesionales sanitarios y los pacientes.

De esta forma, la autoridad sanitaria europea sigue el mismo camino que su homóloga estadounidense. A finales del mes de junio, la FDA ya advertía de estas inusuales inflamaciones cardiacas como consecuencia de la administración de estos sueros basados en la tecnología del ARN mensajero.

El comité de farmacológico de la EMA ha concluido que la mayoría de los casos tuvieron lugar en los 14 días siguientes a la vacunación, con más frecuencia tras la administración de la segunda dosis y, sobre todo, en hombres adultos jóvenes. Estas conclusiones se basan en el estudio de 145 casos de miocarditis en el Espacio Económico Europeo de la vacuna de Pfizer y 19 de la de Moderna y 138 casos de peritonitis tras la administración de Pfizer y 19 tras la de Moderna. Hasta el 31 de mayo se habían inyectado 177 millones de dosis de Pfizer y 20 de Moderna en el Espacio Económico Europeo que incluye a los Veintisiete junto a Islandia, Liechtenstein y Noruega. Esto supone que la proporción de sufrir miocarditis es del 0,000819 en el caso de Pfizer y 0,00011 en el caso de Moderna.

De todas estas casos, cinco personas acabaron falleciendo. Según la EMA, los fallecidos eran de edad avanzada o padecían enfermedades concomitantes. La agencia recomienda que el personal sanitario advierta a las personas que reciben estas vacunas de buscar ayuda médica inmediata si presentan síntomas indicativos de estas inflamaciones entre los que se encuentran palpitaciones, dolor en el pecho y ahogo o dificultad para respirar. La evolución de los pacientes tras sufrir estas inflamaciones fue muy similar a los casos habituales y su situación mejoró con el reposo.

Por el momento, la agencia europea considera que no se puede establecer un vínculo entre la miocarditis y la pericarditis con las otras dos vacunas autorizadas (AstraZeneca y Janssen), si bien el comité farmacológico del organismo sigue estudiando los efectos secundarios de estos sueros.

La EMA sigue defendiendo que los beneficios del suministro de las vacunas de Pfizer y Moderna y el resto de los sueros comercializados hasta el momento exceden ampliamente los riesgos. El organismo tomará las medidas necesarias si identifica riesgos para la salud de los inmunizados, pero sigue recomendando las inyecciones de los cuatro sueros avalados.

La Comisión Europea urgió ayer a acelerar el ritmo de vacunación en los Veintisiete. La comisaria de Salud, Stella Kyriakides, advirtió de que la situación en la UE es “frágil” debido al avance de la variante Delta. La UE se ha impuesto como objetivo que el 70% de la población adulta europea esté vacunada a finales de julio.