Europa

El nuevo giro de la guerra de Ucrania

El Ejército ucraniano ha comenzado a atacar de forma constante objetivos militares en territorio ruso, lo que revela el fracaso de la estrategia de Moscú

Los ucranianos visitan una exhibición de carros de combate rusos destruidos en el centro de Kyiv
Los ucranianos visitan una exhibición de carros de combate rusos destruidos en el centro de Kyiv FOTO: Andrew Kravchenko AP

En la próxima semana la guerra entre Rusia y Ucrania cumplirá su séptimo mes. Desde el principio del conflicto, el Kremlin fingió que se trataba de una “operación especial llevada a cabo por las fuerzas rusas en un país vecino, y de esta forma se asemejaba no solo a las incursiones en Georgia en 2008, Ucrania en 2014 o Siria desde 2015, sino también a las acciones de las potencias occidentales en Kosovo, Irak o en otros lugares. Pero desde hace poco tiempo todo ha cambiado debido al hecho de que las fuerzas ucranianas empezaron a fijar objetivos en Rusia, algo que nunca había ocurrido en el país desde, diría, los tiempos en que los separatistas chechenos realizaban actos terroristas en las ciudades rusas hace unos veinte años.

Crimea
Crimea FOTO: T. Nieto

Además, esta vez las cosas parecen diferentes, ya que no sólo los ucranianos intentan volar o incendiar instalaciones militares en Moscú y otras regiones rusas, sino que atacan el territorio ruso o el que Moscú afirma que es ruso (si se refiere a Crimea) con armas de alta precisión de largo alcance. Sólo la semana pasada se registraron casos de este tipo en las regiones de Briansk y Lipetsk, mientras que en Crimea una importante base de la fuerza aérea militar de Saki y grandes almacenes de municiones en Dzhankoy fueron destruidos casi por completo en ataques presenciados por cientos de personas de la zona y que provocaron una evacuación masiva de la población civil local.

Después de ambos casos, miles de coches de pasajeros inundaron el puente de Kerch, terminado en 2018 y que une Crimea con la Rusia continental (varios altos administradores de la península ocupada también huyeron a Moscú) - mientras que los líderes ucranianos declararon abiertamente que el propio puente será destruido tan pronto como tengan armas lo suficientemente avanzadas como para ser capaces de golpearlo.

Durante mucho tiempo, los dirigentes rusos se empeñaron en mentir tanto a sus propios ciudadanos como al mundo, insistiendo en que todos los accidentes ocurridos en instalaciones militares dentro de Rusia se debían a que los militares acuartelados en esas bases fumaban ilegalmente o violaban algún otro requisito de seguridad. El ataque al aeródromo de Saki fue perfectamente documentado tanto por los ucranianos como por los locales, por lo que las mentiras del Kremlin se hicieron especialmente evidentes, por lo que los rusos se vieron obligados a admitir abiertamente que la demolición de los almacenes de Dzhankoy fue una acción subversiva, aunque no declaren quién fue particularmente responsable de este acto (supongo que afirmarán que lo hicieron algunas “fuerzas destructivas” vinculadas a los separatistas de Crimea).

Pero digan lo que digan los rusos, parece evidente que la guerra ha cambiado de rumbo. El presidente Putin insistió en febrero en que el objetivo de la “operación especial” era aumentar la seguridad de Rusia y eliminar algunas “amenazas” causadas por la “militarización” de Ucrania. Así que, a medida que la guerra llegue a la propia Rusia, será cada vez más difícil afirmar que “todo va según el plan original” (yo diría que esa fórmula ya desapareció de las declaraciones oficiales al menos a finales de junio). Además, un desafío aún mayor para el Kremlin proviene del hecho de que parece que Rusia no puede responder en consecuencia a las acciones ucranianas. Durante meses, los funcionarios rusos han reiterado que atacarán el cuartel general del alto mando ucraniano si las fuerzas ucranianas infligen daños en el territorio ruso, pero hasta ahora no se ha registrado ninguna represalia.

Recientemente, el ex presidente Medvédev, que se convirtió en el apologista más abierto de la guerra actual, insistió en que “Ucrania se enfrentará a un día fatal si ataca el puente de Crimea”, pero es difícil creer que esto ocurra. Todo esto convierte la guerra en curso en un símbolo de la creciente impotencia de Rusia y reducirá aún más su apoyo en Rusia, ya que algunas fuentes afirman que las últimas encuestas indican que sólo el 41% de los rusos apoyan la guerra, mientras que el 48% se mantiene en contra.

Nadie sabe, por supuesto, cuál puede ser el siguiente paso del Kremlin, pero parece que el curso de la guerra entre Rusia y Ucrania está cambiando rápidamente. El presidente Putin ha lanzado el ataque a Ucrania porque no sólo creía que le daría una victoria fácil y rápida, sino porque necesitaba esta victoria para consolidar a sus súbditos y aplastar la disidencia que aún era visible dentro de Rusia. Al no obtener ninguna victoria, podría insistir en que las fuerzas rusas “defendieron” las repúblicas separatistas en el Don-bass y cortaron el “corredor” terrestre desde el sur de Rusia hasta Crimea, creando la “Novorossiya” que no logró conquistar en 2014-2015.

Pero no se puede proclamar ningún éxito en el momento en que las fuerzas ucranianas están bombardeando las instalaciones militares rusas en las regiones rusas y miles de veraneantes rusos de todo el país huyen de Crimea en pánico difundiendo su conocimiento de los “éxitos militares” de Rusia. El mito de que Rusia no puede ser derrotada, difundido incluso por aquellos respetados analistas occidentales como Kissinger o el profesor Luttwak, parece dudoso en las condiciones actuales con todas las consecuencias que conlleva.

Insisto en que parece que Putin está ahora en peligro, ya que se cree que las acciones ucranianas son una autodefensa bien justificada (se mencionó que los ataques aéreos contra objetivos ucranianos disminuyeron en dos tercios tras la destrucción de la base aérea de Saki) y su posible ataque con misiles contra Kiev se consideraría un crimen de guerra masivo.

Parece que el Kremlin es incapaz de defender a sus compatriotas rusos, y Putin sabe como nadie lo que puede significar, ya que él mismo subió al poder en los momentos en que el gobierno precedente parecía incapaz de evitar que los rusos fueran asesinados dentro de su propio país. Si las tendencias actuales continúan, la caída de Putin parece sólo cuestión de tiempo.