Por qué las sanciones contra Rusia dañan más a Europa que al régimen de Putin

Las cifras mundiales de malnutrición e inanición están aumentando, especialmente en África y América Latina

Una mujer recibe agua y productos de higiene distribuidos por el ejército ucraniano a residentes locales en la ciudad de Irpin
Una mujer recibe agua y productos de higiene distribuidos por el ejército ucraniano a residentes locales en la ciudad de Irpin FOTO: ROMAN PILIPEY EFE

La semana pasada, las autoridades estadounidenses dieron el primer paso para suavizar las sanciones contra Rusia, permitiendo a las empresas estadounidenses comprar productos agrícolas y fertilizantes rusos. Simultáneamente, la Unión Europea comenzó a revisar las sanciones personales contra 40 empresarios rusos, después de que los abogados consideraran que las acusaciones que dieron lugar a medidas restrictivas contra ellos se basaban en “fundamentos débiles”. Estos acontecimientos siguieron a los compromisos previos sobre la continuación de la compra de petróleo ruso por parte de Hungría y Eslovaquia, sobre la flexibilización de los suministros de tránsito a Kaliningrado y, lo que es más importante, sobre la devolución a Gazprom de una turbina renovada producida por Siemens y diseñada para el Nord Stream 1.

Se reconoce que Europa no puede sobrevivir sin el gas ruso, por lo que no hay sanciones contra su suministro, pero al fin y al cabo se trata de un asunto interno de la UE, mientras que el de los fertilizantes y el grano tiene una importancia más amplia. Rusia ha sido uno de los principales productores de fertilizantes durante décadas, con cerca del 23% de las exportaciones mundiales de amoníaco. Ahora, al reducirse las exportaciones rusas (y, por cierto, bielorrusas), muchos países empiezan a experimentar escasez (China y Estados Unidos, los mayores productores de fertilizantes, los consumen sobre todo a nivel interno).

Es probable que las carencias en el suministro produzcan un efecto catastrófico: por ejemplo, en Sri Lanka, donde las autoridades decidieron prohibir el uso de fertilizantes sintéticos hace dos años, el rendimiento del arroz y de los arrozales se redujo en más de un 30% en 2022, lo que contribuyó a los recientes disturbios. Además, los ingresos por la exportación de fertilizantes ascendieron en Rusia a 12.500 millones de dólares en 2021, siendo 22 veces menores que los del petróleo, los productos petrolíferos y el gas natural, por lo que el embargo tiene un impacto financiero limitado siendo poco probable que socave demasiado el régimen de Putin.

Además, el caso de los fertilizantes que ahora revisa Estados Unidos coincide sorprendentemente con el de los “oligarcas” que ahora estudian los europeos. El antiguo propietario del mayor productor ruso de fertilizantes, EuroChem, Andrey Melnichenko, lleva años haciendo negocios en Europa (EuroChem tiene su sede en Suiza). Graduado en el prestigioso departamento de física de la Universidad Estatal de Moscú y banquero de éxito, es uno de los raros empresarios rusos hechos a sí mismos que no participaron en la “piratería” de los años 90, suministrando su producción a clientes privados, no a las empresas estatales.

Al parecer, Melnichenko fue incluido en la lista de sanciones tanto en Europa como en Suiza sólo porque apareció en una sesión a la que los grandes empresarios rusos fueron convocados por el presidente Putin el 24 de febrero de 2022 en representación del Comité de Cambio Climático de la Unión Rusa de Industriales y Empresarios (todos los asistentes a esa sesión están ahora en diferentes listas de sanciones). Aunque dimitió inmediatamente del consejo de administración de EuroChem siendo sustituido por su esposa, una ciudadana con doble nacionalidad serbia y croata que nunca ha vivido en Rusia, también fue sancionada por la UE y Suiza. El resultado fue un daño a la reputación de EuroChem, y su negocio internacional está ahora perturbado, ya que se proyecta una sombra sobre su fundador.

Como en una historia de Franz Kafka, el resultado parece a la vez irónico y absurdo: en estos días, los gobiernos occidentales llevan a cabo las negociaciones con los representantes del renombrado terrorista internacional Vladimir Putin sobre la cuestión del levantamiento del bloqueo de los suministros de trigo de Ucrania, mientras que al mismo tiempo impiden que los fertilizantes, capaces de aumentar la producción de grano incluso en mayor cantidad, entren en los mercados mundiales. Las sanciones no perjudican al Melnichenko, que vive en los EAU y al que recientemente se le ha concedido la ciudadanía emiratí por sus destacados logros empresariales, sino que perjudican a las personas que residen tanto en la UE como en Rusia, ya que las cifras mundiales de malnutrición e inanición están aumentando, especialmente en África y América Latina.

Las sanciones contra las exportaciones de Rusia, diría yo, parecen contraproducentes, ya que perjudican más a los europeos que al gobierno ruso (mientras que los aumentos de los precios de la energía pueden costar a la UE hasta 200.000 millones de euros este año, acaban de ayudar a Rusia a registrar el mayor superávit comercial semestral de su historia, con 158.400 millones de dólares de enero a junio). A este ritmo, el presidente Putin puede financiar su guerra durante años, simplemente aumentando el endeudamiento interno, incluso si Europa prohíbe el petróleo, el gas, los metales, la madera y los fertilizantes rusos. Sería mucho mejor limitar todas las exportaciones occidentales a Rusia, como ocurrió realmente durante la Guerra Fría, cuando la Unión Soviética se enfrentó a su autodestrucción en medio del aumento de sus envíos de productos básicos a Europa casi cada año.

Las sanciones contra los “oligarcas” rusos también deberían diferenciarse. Como he argumentado desde 2018, aquellos empresarios que crearon sus fortunas antes del ascenso de Putin al poder, que nunca sirvieron como ejecutivos del gobierno, que no son inmediatamente responsables de la agresión rusa contra Ucrania ni están conectados con ella, y especialmente aquellos que condenan esta guerra, deberían ser admitidos en la comunidad empresarial occidental. El principal objetivo de las sanciones es cambiar la política de Rusia, pero esto sólo puede ocurrir si la guerra intra-élite comienza en el Kremlin y sus alrededores, lo que lleva a un cambio de rumbo, o a un cambio de régimen. Para que esto se haga realidad, las potencias occidentales no sólo deberían castigar a los rusos, sino mostrarles una “opción de salida”, ya que, de lo contrario, las sanciones sólo consolidarían el apoyo de Putin.

El enfrentamiento entre Rusia y Occidente está lejos de terminar, y tanto Estados Unidos como Europa deberían prepararse para una larga batalla. Al igual que durante la Guerra Fría, esta batalla no puede ganarse sin asestar divisiones en el campo del enemigo y sin minimizar los daños colaterales para el resto del mundo.