Cargando...

El Pentágono explica por qué China y no Rusia es la única potencia que puede cambiar el orden internacional

Un informe militar sostiene que Rusia es incapaz de desafiar sistemáticamente a Estados Unidos a largo plazo

El presidente chino Xi Jinping con marinos en una foto de archivo FOTO: Wang Jianmin AP

China sigue siendo el mayor desafío de seguridad para Estados Unidos a pesar de la guerra de Rusia en Ucrania. Por este motivo, la amenaza de Pekín va a determinar cómo se equipará y configurará el ejército estadounidense para el futuro. Estas son algunas de las principales conclusiones de la nueva estrategia de defensa del Pentágono desveladas esta semana en un momento de máxima inquietud por el peligro del uso de bombas nucleares en Ucrania.

Si bien el documento militar señala que el conflicto con China “no es inevitable ni deseable”, describe un esfuerzo para evitar el “dominio de regiones clave” por parte del gigante asiático, una clara referencia a su agresiva acumulación militar en el Mar de China Meridional y una mayor presión sobre el isla autónoma de Taiwán. China, advierte el Pentágono, está trabajando para socavar las alianzas estadounidenses en el Indo-Pacífico y utiliza su creciente ejército para coaccionar y amenazar a sus vecinos.

Al mismo tiempo, el informe sin clasificar de 80 páginas señala la guerra de Rusia en Ucrania y dice que Moscú es una seria amenaza para Estados Unidos y sus aliados, con armas nucleares, operaciones cibernéticas y misiles de largo alcance. Y advierte que a medida que China y Rusia continúan creciendo como socios, “ahora plantean desafíos más peligrosos para la seguridad nacional”.

China “es el único competidor que tiene la intención de remodelar el orden internacional y, cada vez más, el poder para hacerlo”, dijo el secretario de Defensa, Lloyd Austin, en el Pentágono. “A diferencia de China, Rusia no puede desafiar sistemáticamente a Estados Unidos a largo plazo. Pero la agresión rusa plantea una amenaza crítica e inmediata a nuestros intereses y valores”.

El informe refleja que EEUU por primera vez se enfrenta a dos importantes competidores con armas nucleares en Rusia y China.

Lo que ha cambiado el mundo desde 2018

La estrategia, junto con otros dos informes publicados el jueves sobre defensa antimisiles y armas nucleares, proporciona un plan para la planificación militar de Estados Unidos durante los próximos cuatro años. Si bien gran parte es consistente con el informe anterior, la estrategia tiene en cuenta cómo ha cambiado el mundo desde 2018, cuando las tropas estadounidenses todavía luchaban en Afganistán y una invasión rusa masiva de Ucrania parecía casi impensable.

La estrategia anterior, lanzada en 2018 bajo el entonces presidente Donald Trump, reflejaba el cambio fundamental de un ejército estadounidense centrado en contrarrestar a los extremistas a uno que debe prepararse para la guerra con una gran potencia.

La estrategia de defensa de 2022 aumenta el enfoque en los aliados como un elemento clave de la defensa de EEUU, lo que subraya el esfuerzo de la administración Biden para reparar las relaciones con los países aliados tras la presidencia de Trump. En el centro del nuevo documento se encuentra el concepto de “disuasión integrada”, lo que significa que EEUU utilizará una combinación de poderío militar, presiones económicas y diplomáticas y alianzas sólidas, incluido el arsenal nuclear, para disuadir a un enemigo de atacar.

Concluye que China sigue siendo “el competidor estratégico más importante para las próximas décadas”, mientras que Rusia sigue siendo una amenaza “crítica”.

Esta es la primera estrategia desde que Estados Unidos puso fin a su guerra de 20 años en Afganistán y retiró todas las tropas el año pasado. Estados Unidos todavía tiene una pequeña cantidad de tropas en Irak y casi 1.000 soldados en Siria, pero ha pasado en gran medida de las operaciones antiterroristas que dominaron las últimas dos décadas a centrarse en las amenazas de los principales competidores como China.

La nueva revisión exige una mayor investigación y desarrollo en tecnologías de vanguardia, incluidos misiles hipersónicos, cibernéticos, inteligencia artificial y energía dirigida. Y en un guiño a los recientes desafíos de reclutamiento, dice que el Pentágono debe cambiar su cultura para atraer una fuerza capacitada.

El Pentágono también publicó una revisión de la postura nuclear, que subraya los crecientes riesgos del peligro, particularmente a medida que crece la relación entre China y Rusia. Dice que EEUU está comprometido con la modernización de sus fuerzas nucleares al tiempo que analiza las capacidades nucleares actuales y advierte de que puede que no sean necesarias para la disuasión.

Esta es la primera vez que los tres documentos de estrategia del Pentágono (la revisión de la defensa nacional y los que rigen la defensa antimisiles y la postura nuclear) se desarrollan y publican al mismo tiempo.

El nuevo enfoque en la disuasión integrada surge cuando EEUU se encuentra en una encrucijada en la que las tres patas de su tríada nuclear (misiles nucleares lanzados desde submarinos, aviones bombarderos de largo alcance y sistemas de lanzamiento basados en tierra) están envejeciendo rápidamente y requieren cientos de miles de millones de dólares para modernizar.

Cómo evitar una guerra nuclear

Pero el país también se enfrenta a un nuevo entorno en el que está cambiando su enfoque para evitar la guerra nuclear. La disuasión nuclear se centró durante décadas en prevenir la guerra entre dos superpotencias nucleares, Rusia y Estados Unidos, y se basó en el concepto de destrucción mutua asegurada para evitar que cualquiera de las partes recurriera a un primer ataque.

Ahora, sin embargo, Rusia ha amenazado repetidamente con usar armas nucleares “tácticas” de menor rendimiento en Ucrania, en respuesta a una contraofensiva de Kyiv, que ha recuperado franjas de tierra que antes estaban en manos de las tropas rusas. Y los reveses de Rusia en Ucrania con sus fuerzas convencionales podrían hacer que dependa más de sus fuerzas nucleares.

“Ciertamente estamos preocupados por la escalada, lo hemos estado desde el comienzo de este conflicto”, dijo Austin. “Sería la primera vez que se utiliza un arma nuclear en más de 70 años. Eso ciertamente tiene el potencial de cambiar las cosas en la comunidad internacional”.

Misiles hipersónicos

El informe también señala los rápidos avances de China y Rusia en misiles hipersónicos, que son más difíciles de detectar para Estados Unidos. También están mejorando sus habilidades para derribar satélites o sacarlos de órbita. Estados Unidos se apresuró a contrarrestar esas amenazas mediante la construcción de un anillo de satélites en órbita baja que tiene como objetivo acelerar la detección de lanzamientos hipersónicos y también incorporar redundancia, de modo que si un satélite estadounidense es atacado, el resto del anillo sigue funcionando.