Abas plantea una mesa de diálogo con el centrista Lapid

El ex periodista israelí condiciona sus apoyos a una negociación seria con los palestinos

Judíos ortodoxos participan en el recuento de los votos en un centro israelí. Los privilegios de este colectivo centrarán la agenda de la nueva legislatura
Judíos ortodoxos participan en el recuento de los votos en un centro israelí. Los privilegios de este colectivo centrarán la agenda de la nueva legislatura

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abas, se dispone a invitar en las próximas semanas a Yair Lapid, líder del nuevo partido israelí «Yesh Atid».

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abas, se dispone a invitar en las próximas semanas a Yair Lapid, líder del nuevo partido israelí «Yesh Atid» y segunda fuerza política del país, así como a representantes de distintas facciones de centro e izquierda en la «Kneset» (Parlamento), para hablar del proceso de paz. Así lo reveló ayer el portal web israelí Ynet. «Invitamos a los partidos israelíes, particularmente a los nuevos, para dialogar sobre futuros acuerdos», había declarado unas horas antes el ex ministro palestino y hoy figura clave de la OLP Yaser Abed Rabo, en evidente referencia al partido del ex periodista, que se ha convertido en un partido central de la escena israelí.

Lapid sería el primero en recibir invitación a reunirse con Abas. Cabe recordar que durante su campaña destacó que no estará en ningún Gobierno que no negocie seriamente con los palestinos. Según fuentes árabes, se invitaría al líder de Hay Futuro, «junto con nuevos diputados del laborismo, Meretz e inclusive a algunos miembros del Likud en la 'Kneset' (Parlamento)». Rabo, por su parte, aclaró que los palestinos continúan teniendo dos condiciones clave para volver a sentarse a la mesa con Israel: que congele la construcción de los asentamientos y que se estudie la limitación de los dos Estados en base a las llamadas «líneas del 67». En los últimos años, los palestinos rehusaron sentarse a negociar con Netanyahu y las partes se acusaban mutuamente por el estancamiento en el proceso de paz.

Israel intensificó los anuncios de nuevas construcciones en las zonas en disputa, a raíz de la iniciativa unilateral de la ANP en la ONU con la que obtuvo el estatus de «Estado observador». El Gobierno hebreo pedía que antes se recuperase el diálogo. Las elecciones, por lo tanto, parecen haber abierto una puerta a la esperanza contenida. Desde Nueva York, el ministro de Exteriores palestino, Riyad El Malki, advirtió el miércioles al finalizar la reunión con el Consejo de Seguridad sobre Oriente Medio, que «si Israel va más lejos en la implementación del plan de [las colonias en la zona] E-1 y otros planes alrededor de Jerusalén, entonces, sí, acudiremos al Tribunal Penal Internacional».