Política

Así es el sistema de misiles ruso Buk SA-11

El sistema Buk conocido también por el nombre Gadfly (que le da la OTAN) es de fabricación rusa y fue diseñado originalmente en los años setenta, como sucesor del sistema SA-6. Fueron desarrollado por la antigua Unión Soviética y perfeccionado después por Rusia.

Es un sistema tierra-aire de rango medio, con un alcance superior a los 20 kilómetros, diseñado para defenderse de aviones, helicópteros, drones, vehículos aéreos no tripulados y misiles crucero. En el momento del impacto, el avión de Malaysia Airlines volaba a 10 kilómetros de altitud, por lo que el misil no tuvo problemas para alcanzarlo. Es capaz de derribar cualquier objetivo en vuelo.

Típicamente está compuesto por cuatro misiles montados sobre un vehículo oruga, que lleva un radar para guía y seguimiento, más otro vehículo que lleva el sistema Snow Drift de adquisición de objetivos.

Según expertos militares también puede funcionar sin este segundo vehículo.

Los BUK tienen una gran capacidad de reacción. Una vez que han reconocido un blanco, tardan 20 segundos en activarse y, una vez en el aire, localizan su objetivo y se dirigen contra él a una velocidad de 3.600 kilómetros por hora. La explosión se produce por aproximación.

Actualmente, disponen de este sistema los ejércitos ruso, ucraniano y venezolano.