Austria anuncia controles en doce puestos fronterizos para regular el flujo migratorio

Los estados afectados son Carintia, Estiria, Tirol y Burgenland, que limitan con Eslovenia, Italia y Hungría

Refugiados llegan a la estación ferroviaria de Sentilj, en la frontera entre Eslovenia y Austria
Refugiados llegan a la estación ferroviaria de Sentilj, en la frontera entre Eslovenia y Austria

Austria pondrá en marcha nuevas medidas de seguridad y vigilancia en doce puestos fronterizos, con el objetivo de frenar y controlar la llegada masiva de refugiados e inmigrantes.

Austria pondrá en marcha nuevas medidas de seguridad y vigilancia en doce puestos fronterizos, con el objetivo de frenar y controlar la llegada masiva de refugiados e inmigrantes, informaron hoy las autoridades.

La ministra austríaca de Interior, Johanna Mikl-Leitner, y el titular de Defensa, Hans Peter Doskozil, hicieron este anuncio durante una visita conjunta a Spielfeld, el principal punto fronterizo con Eslovenia, por donde pasan a diario miles de refugiados, informa la agencia de noticias APA.

En ese lugar existe ya una alambrada de unos cuatro kilómetros que, según el Gobierno austríaco, ayuda a gestionar y controlar la llegada de refugiados.

Entre un 90 y 95 por ciento de estas personas sigue viaje hacia Alemania, mientras el resto pide asilo en Austria, a un ritmo de entre 100 y 200 solicitudes por día, de acuerdo a los datos más recientes.

Instalaciones similares a las de Spielfeld se construirán ahora en otros doce puestos, no solo en la frontera con Eslovenia, sino también en las de Italia y Hungría.

Los estados afectados son Carintia, Estiria, Tirol y Burgenland, que limitan con Eslovenia, Italia y Hungría.

En estos lugares se realizarán controles de vehículos y de identidad, incluso en trenes, explicó Mikl-Leitner.

De esta forma, las autoridades austríacas esperan poder gestionar mejor a las fuerzas de seguridad disponibles para actuar en caso de que "personas o grupos de personas violentas"pretendan entrar a la fuerza al país, precisó la ministra ante la prensa.

Además, habrá controles adicionales en el interior del país, en zonas cercanas a la frontera, para detectar a personas que hayan entrado ilegalmente.

El Gobierno de Austria, uno de los países europeos que más refugiados ha acogido desde el verano, viene endureciendo su política migratoria desde comienzos de año.

Primero anunció un techo anual de solicitudes de asilo de 37.500 personas para 2016, luego topes diarios -todavía sin definir- y ahora este aumento de las medidas de seguridad en las fronteras.

Mikl-Leitner indicó que esta semana se fijará con Eslovenia cuántos refugiados podrán pasar la frontera al día.

Advirtió de que las medidas anunciadas hoy pueden no ser las últimas.

"Si son necesarias más vallas, construiremos más vallas", aseguró.

En 2015 Austria registró unas 90.000 solicitudes de asilo, tres veces más que el año anterior.

Efe