Irak

El ejército iraquí urge a habitantes de Al Qayara a huir ante la inminente ofensiva

En la ciudad permanecen al menos 70.000 personas, utilizadas como escudos humanos por los terroristas

Varias personas limpian una casa en Karradah, tras ser liberada la ciudad
Varias personas limpian una casa en Karradah, tras ser liberada la ciudad larazon

El Ejército iraquí lanzó hoy miles de octavillas sobre la ciudad de Al Qayara, en el norte de Irak, en las que pidió a sus habitantes que huyan hacia zonas seguras, ante la inminente ofensiva contra la urbe

El Ejército iraquí lanzó hoy miles de octavillas sobre la ciudad de Al Qayara, en el norte de Irak, en las que pidió a sus habitantes que huyan hacia zonas seguras, ante la inminente ofensiva contra la urbe, donde 70.000 civiles están retenidos por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Aviones del Ejército lanzaron decenas de miles de panfletos en Al Qayara para anunciar los próximos bombardeos sobre la ciudad, según anunció en un comunicado la Jefatura de Operaciones para la Liberación de la Provincia de Nínive, donde se sitúa esta región.

Los mensajes lanzados desde el aire instan a los ciudadanos a colaborar con las "fuerzas de liberación", que tienen rodeados a los extremistas y que sólo esperan una orden para comenzar la ofensiva sobre Al Qayara, en manos de los extremistas desde junio de 2014.

Asimismo, los panfletos ofrecen instrucciones sobre cómo escapar hacia la aldea de Al Tina y la base aérea de Al Qayara, para lo cual deberán portar y mostrar sus documentos para que las autoridades los identifiquen y no los confundan con miembros del EI.

Según la Comandancia militar, las octavillas tratan también de tranquilizar y animar a los habitantes de Al Qayara, a los que les aseguran que "su sufrimiento terminará pronto después de la prolongada paciencia que han tenido".

"Los habitantes encontrarán la seguridad, la tranquilidad y la ayuda en las áreas determinadas por las Fuerzas Armadas para que se refugien", destacó el Ejército en su nota.

Al Qayara es la ciudad más importante de la comarca homónima, en la que se han centrado hasta el momento las operaciones de las fuerzas iraquíes en el marco de la ofensiva para liberar la provincia de Nínive y su capital, Mosul.

Las tropas gubernamentales han avanzado hacia al Qayara en las pasadas semanas y han arrebatado al EI el control de muchas localidades próximas, gracias al apoyo de 700 milicianos de clanes suníes, así como de los soldados kurdos "peshmergas".

Actualmente, mantienen bloqueados los accesos a la población y se preparan para el asalto sobre este importante feudo yihadista, situado unos 55 kilómetros al sur de la ciudad de Mosul, lo cual abriría las puertas a la ofensiva final sobre la "capital"del EI en Irak.

El alcalde de la comarca, Saleh al Yaburi, aseguró a Efe que en el interior de Al Qayara permanecen al menos 70.000 personas, utilizadas como escudos humanos por los terroristas.

Mientras, otros 40.000 civiles lograron huir hacia lugares seguros en las provincias cercanas de Kirkuk y Saladino, antes de que los radicales desplegaran francotiradores en las salidas de la urbe.

Además de retener a los civiles, con el objetivo de que la aviación militar iraquí no bombardee la ciudad, los extremistas están quemando pozos de petróleo, lo que genera grandes incendios que dificultan la visión de los cazabombarderos.

Cuando el EI irrumpió en la región en junio de 2014 se hizo con el control de importantes instalaciones petrolíferas, que ha estado explotando para obtener combustible y ganancias, pero ha perdido muchas de ellas recientemente a manos de las fuerzas gubernamentales.

Asimismo, el Ejército iraquí recuperó el pasado julio la estratégica base aérea de Al Qayara, situada a 20 kilómetros al sur de la localidad homónima, en la ribera oeste del río Tigris, y una de las más destacadas de Irak por su tamaño e instalaciones.

Por otra parte, el Instituto Forense de Al Qayara recibió hoy los cadáveres de 40 habitantes que fueron asesinados ayer por el EI, tras haber sido acusados de colaborar y conspirar contra su autoproclamado califato, informaron a Efe fuentes gubernamentales y médicas.

El jefe de la Comisión de Seguridad del Consejo de la Provincia de Nínive -cuya capital es Mosul-, Mohamed al Bayati, precisó que las víctimas fueron asesinadas a tiros.

El EI mató a la mayoría de ellas por colaborar con las fuerzas iraquíes y de la coalición internacional liderada por EE.UU., por ayudar a huir a personas de la ciudad o por pertenecer a los órganos de seguridad iraquíes.

Desde la declaración de su califato en los territorios que conquistaron en 2014, los extremistas imponen en las zonas aún bajo su control una versión estricta de la "sharia"o ley islámica y castigan severamente a todo aquel que no obedezca a sus normas o trate de escapar de su dominio.

Efe