Actualidad

EE.UU. no tolerará el plan francés para evitar la voladura del acuerdo nuclear

La Casa Blanca aprueba nuevas sanciones y asegura que mantendrá la “máxima presión” sobre el régimen

La Casa Blanca aprueba nuevas sanciones y asegura que mantendrá la “máxima presión” sobre el régimen

Publicidad

EEUU no tolerará el plan francés para evitar la voladura del acuerdo nuclear. El presidente de la República francesa, Emmanuel Macron, había ofrecido a Irán créditos de hasta 15 millones de dólares para adquirir alimentos y otros productos de primera necesidad a cambio de petróleo. Pero Washington ya ha dejado claro que no habrá concesiones, ni exenciones, ni nada parecido mientras Teherán no se pliegue a las exigencias de EE.UU. Ciertamente Irán respondió con una negativa. Por si no fue suficiente, su presidente, Rouhani, ha añadido el catálogo habitual de amenazas. Al mismo tiempo, entre bambalinas, todo apuntaba a que el gesto francés podría descongelar una situación límite. La república islámica está al límite de sus capacidades. Las sanciones de EE.UU. han provocado un desplome brutal de sus actividades comerciales y el abandono del acuerdo de 2015 ha terminado por situar a Irán en una lista de países malditos. Desde luego, la Casa Blanca no se plantea ceder. Brian Hook, representante especial de EE.UU. para Irán, ha explicado: «Hemos impuesto nuevas sanciones hoy. Y hay más sanciones por venir. No podemos dejar más claro que estamos comprometidos con esta campaña de máxima presión y que no estamos buscando otorgar ninguna excepción o exención». Y eso que Abbas Araghchi, viceministro de Asuntos Exteriores iraní, ha explicado a la agencia de noticias Fars que «Nuestro regreso a la plena implementación del acuerdo nuclear está sujeto a la recepción de 15 mil millones de dólares durante un período de cuatro meses, de lo contrario el proceso de reducción de los compromisos de Irán continuará».

En caso de duda, EE.UU. impuso ayer mismo multas a una empresa naviera a la que los servicios de inteligencia acusan de estar teledirigida por la Guardia Revolucionaria de Irán. En su opinión habría vendido petróleo y el destinatario sería nada menos que el régimen sirio de Bashar al-Assad. Se trataría, entonces, de una doble ruptura de embargos, por cuanto existe uno contra la dictadura siria. En total son más de 11 barcos y una docena de empresas las sancionadas. Otro de los supuestos beneficiarios del petróleo habría sido el grupo terrorista Hezbollah. En opinión de Sigal Mandelker, subsecretario del Tesoro, con mando en operaciones de inteligencia financiera antiterrorista, “El régimen iraní está aprovechando una organización terrorista como su principal conducto para vender cientos de millones de dólares de petróleo ilícito para alimentar su agenda nefasta”.

Por si no fuera suficiente Brian Hook ha presentado un programa por el que se compromete a pagar hasta 15 millones de dólares a quien entregue información capaz de perturbar la economía del país y, especialmente, la de su todavía poderoso aparato militar y policial. Calificado como un programa de recompensas, que debieran de contribuir a revelar y desvelar las vías de financiación de la Guardia Revolucionaria y otros organismos esenciales para el músculo policial y represivo de un régimen al que EE.UU. acusa de financiar el terrorismo. Lo que no está claro es si estamos ante los coletazos definitivos de una estrategia sin vuelta atrás o si la Casa Blanca aspira a que los sucesivos golpes fuercen a Teherán a sentarse a la mesa. De momento las espadas siguen en alto, cada vez más, y este mismo viernes está previsto que Irán de nueva nueva vuelta a la ruptura del pacto nuclear. Cuando los periodistas le insistieron sobre la oferta de Macron, Cook respondió que “no hay ninguna propuesta concreta. No tenemos idea de si habrá una. Así que no vamos a comentar sobre algo que no existe”. Añadió: “Creo que nuestras acciones hablan bastante claro. Anunciamos nuevas sanciones hoy, sancionamos ayer, sancionaremos el viernes”.