Internacional

Un niño de 14 años discute con una menor de 12 por un vídeo en Snapchat, la mata y se toma un selfie con amigos

El trágico suceso tuvo lugar en Liverpool en 2021, cuando el pequeño agresor apuñaló en el cuello a Ava White y le provocó una herida mortal

Ava White fue apuñalada el pasado 25 de noviembre después de una discusión que mantuvo con un niño de 14 años
Ava White fue apuñalada el pasado 25 de noviembre después de una discusión que mantuvo con un niño de 14 años FOTO: Facebook La Razón

Un menor de 14 años fue declarado culpable de asesinar a una niña de 12 años después de apuñalarla en el cuello en el centro de la ciudad de Liverpool el pasado año, según recoge ‘BBC’.

El pequeño agresor, cuyo nombre no puede ser revelado por razones legales, atacó a Ava White el pasado 25 de noviembre después de una discusión que se desencadenó porque él estaba filmándola en Snapchat mientras ella estaba con amigos.

Los fiscales dijeron que el niño declarado culpable, que se encontraba en ese momento con otros tres adolescentes, se rió después de apuñalarla con una navaja y huir. Además, trató de encubrir su crimen escondiendo el arma y su abrigo. El incidente tuvo lugar alrededor de las 20.30 horas cerca de una concurrida calle comercial después de que se encendieran las luces navideñas de la ciudad inglesa.

El menor, que les dijo a los policías que se “callaran” durante las entrevistas bajo custodia, explicó que la había apuñalado en defensa propia porque temía que ella misma estuviera armada. Él negó los cargos de asesinato, pero un jurado lo declaró culpable en el Tribunal de la Corona de Liverpool el pasado martes.

La jueza Amanda Yip le dijo al niño, que comenzó a llorar después del veredicto, que debería esperar una sentencia de cadena perpetua, aunque cuánto pasaría bajo custodia se decidirá en la sentencia que tendrá lugar el próximo 11 de julio. El acusado dijo que había querido “asustarla” porque tenía miedo de que ella “saltara” sobre él. Le dijo al jurado: “Lo prometo, no fue mi intención golpearla”.

En un momento previo de la audiencia, el acusado había dicho que escuchó a un miembro del grupo de la niña asesinada amenazar con apuñalar a su amigo si no borraba un vídeo de Snapchat de ella. Después de que Ava terminase fatalmente herida, el acusado se escapó, tiró su cuchillo y se quitó el abrigo, que posteriormente fue encontrado en un contenedor de basura, escuchó el tribunal.

A continuación fue a la casa de un amigo y, cuando su madre lo contactó porque la policía quería hablar con él, él le dijo que estaba jugando al videojuego Call of Duty. El jurado escuchó una serie de mensajes de texto enviados entre el niño y su madre, incluido uno en el que decía: “No volveré a casa. No iré a las celdas”.

Después de ser detenido, poco después de las 22.30 horas, le mintió a la policía diciendo que no había estado en el centro de la ciudad, pero en entrevistas posteriores culpó a otro niño por el apuñalamiento. El cuchillo, que tenía una hoja de 7,5 cm de largo, fue recuperado por la policía en el mes de marzo después de que el equipo legal del acusado diera información sobre su ubicación.

El menor estuvo acompañado por un intermediario durante todo el juicio, al que asistió por videoconferencia. Le dieron un juguete que le dijeron al jurado que podría ayudarlo a concentrarse porque tiene TDAH. Algunos familiares de Ava gritaron de emoción cuando se emitió el veredicto. Otros se echaron a llorar y algunos se disculparon por la reacción, según recoge Liverpool Echo.

Durante el juicio se dijo que Ava y un grupo de amigos entre 11 y 15 años estaban tomando pequeñas botellas de vodka y jugando cerca de un teatro el 25 de noviembre. En imágenes de CCTV se puede apreciar al grupo “bailando y cantando” antes de ser desalojados por el personal de seguridad.

Alrededor de las 20.15 horas en otra calle de Liverpool se encontraron con el grupo del niño que atacó a la menor, el cual estaba con tres amigos, que tenían entre 13 y 16 años. Ellos empezaron a filmar a Ava y su grupo y el niño agresor subió uno de los vídeos a Snapchat.

Los fiscales dijeron que este hecho enfadó a Ava, quien exigió que borraran todos los vídeos y trató de quitarle el móvil a uno de los niños. Fue entonces cuando otros dos niños enmascarados se acercaron a uno de los amigos, de 16 años, para que borrara el vídeo. Según declaraciones del niño declarado culpable en audiencias previas que fueron leídas durante el juicio, uno de estos enmascarados puso un “cuchillo grande” en el estómago del niño que portaba el teléfono y le dijeron: “Borra el maldito vídeo ahora o te apuñalo”.

El vídeo fue borrado y los dos enmascarados se marcharon. No obstante, el grupo del menor acusado y el de Ava siguieron caminando juntos y la discusión continuó. El niño declarado culpable “se burló”, según los fiscales, de Ava y ésta lo empujó. En respuesta, el menor sacó un cuchillo y lo hundió 5 centímetros en su cuello, dañando su vena yugular y causando un “sangrado catastrófico”. La agresión quedó grabada en cámaras de CCTV.

Los dos amigos del menor salieron corriendo hasta las afueras de la ciudad, donde tiraron el cuchillo cerca de algunas propiedades abandonadas y posteriormente dejó su abrigo en el jardín de su abuela. Más tarde, se encontraron los tres y regresaron a sus casas, deteniéndose para comprar bollos en una tienda, donde el niño agresor se tomó un selfie.