Internacional

“Marker”: Así funcionan los robots de combate que Rusia planea utilizar en la guerra contra Ucrania

La idea de usar esta plataforma robótica con ametralladoras y dos proyectores de misiles es para sustituir a un soldado en misiones peligrosas

Las tropas rusas tienen intención de utilizar la plataforma robótica de combate Marker en la guerra contra Ucrania, según explicó recientemente el jefe del grupo de asesores militares y del centro científico y técnico Lobos del Zar, Dimitri Rogozin.

Se trata de un vehículo terrestre no tripulado armado con ametralladoras de 7,62x54 mm y dos proyectores de misiles antitanque. El robot de combate es capaz de funcionar de forma autónoma durante tres días sin necesidad de cargarse.

Russian Marker UGV

El Marker ya ha sido probado como sistema de seguridad del cosmódromo de Vostochny, proporcionando el control de su perímetro. Ahora, él (o mejor dicho, ellos -habrá varias máquinas de este tipo) tendrá que bautizarse en combate en el Donbás”, dijo Rogozin.

Marker presume de tener una gran capacidad de reconocimiento de objetos gracias a la Inteligencia Artificial y al movimiento autónomo en un entorno desconocido. “El robot Marker tiene capacidades de visión y un sistema de control automático. Funciona de forma autónoma en condiciones de guerra electrónica, proporcionando designación de objetivos enemigos a una distancia de al menos 15 kilómetros, y también priorizando objetivos enemigos que están en el rango de tiro con su propia potencia de fuego”, agregó Rogozin.

La Inteligencia Artificial está colocada tanto en una plataforma con ruedas como con orugas y es capaz de desplazarse hasta 100 km, incluyendo elementos en carretera y fuera de ella. El operador sólo tiene que seleccionar los puntos de partida y de llegada; el robot encuentra su propia ruta, creando un mapa sobre la marcha mediante cámaras y otros sensores. Es capaz de evitar automáticamente los obstáculos mientras se ciñe a la ruta más rápida.

Puede hacerlo gracias a una serie de cámaras de visión colocadas a lo largo del perímetro del chasis. Proporcionan una visión panorámica y forman una imagen completa del entorno y de la carretera accesible. En pocas palabras, “Marker” es una especie de versión militarizada de un Tesla capaz de desplazarse fuera de la carretera.

Según Rogozin, el equipo de inspección bajo su supervisión está organizando pruebas del nuevo robot. “Les informaré sobre los resultados”, puntualizó. Anteriormente, el ministro de Defensa ruso, Serguei Shoigu, afirmó que se está trabajando mucho en las “armas del futuro”. Ya ha comenzado la producción en serie de vehículos de combate con inteligencia artificial.

La idea de usar estos robots de combate habilitada para Inteligencia Artificial es para “reemplazar a un soldado en misiones peligrosas y hacer que las misiones sean más efectivas”, según Samuel Bendett, del Centro de Análisis Naval. El “Marker” está diseñado con el objetivo de analizar e interpretar una situación, pero “el objetivo de construir tales sistemas es hacerlos prescindibles”, dijo Bendett.

El Ejército ruso lleva valorando desde hace mucho tiempo la idea de poner armas autónomas en lugar de soldados, pero Rusia -al igual que otros países como Estados Unidos y China que están desarrollando tecnologías similares- permanecen “en las etapas iniciales” del proceso.