Farage: ¿líder de un nuevo partido eurófobo?

El eurodiputado y líder del Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP), Nigel Farage
El eurodiputado y líder del Partido de la Independencia de Reino Unido (UKIP), Nigel Farage

¿Cómo ha afectao la dimisión de Farage a crisis política que azota Reino Unido tras el Brexit?

A pesar de todo el ruido que hace UKIP, Farage es todavía un político marginal en cuanto a las decisiones políticas de Reino Unido, que son tomadas en mayor medida por los partidos del "establishment".

Sin embargo, su renuncia se ha sumado a la atmósfera de incertidumbre ya existente: nadie tiene un plan para el Brexit, incluso, ningún político sabe cuándo Reino Unido va a invocar el artículo 50 para salir de la Unión Europea. Después de haber ayudado a crear esta crisis, Farage ha decidido huir.

¿Qué hay detrás de la decisión de Farange?

En cierto sentido, Farage está “reclamando la victoria” al dimitir ahora: no va a tener que lidiar con las negociaciones de los próximos meses, con un Reino Unido probablemente sumido en una recesión económica y toda la confusión política que existe en la actualidad.

Sin embargo, no se descarta su regreso a la política. El multimillonario Arron Banks, que proporcionó más de 5 millones de libras a la campaña a favor del Brexit, se ha propuesto crear un nuevo partido, independiente de UKIP. ¿Podría ser Farage su nuevo líder?

Sin embargo, la dimisión de Farage ha demostrado que se utilizaron argumentos falsos durante la campaña a favor del Brexit. ¿Todo vale con el fin de ganar votos?

No era necesaria la renuncia de Farage para saber que la campaña a favor del Brexit se basó en mentiras y engaños. Desde la negación de la realidad económica hasta las reclamaciones falsas sobre las contribuciones de Reino Unido a la Unión Europea y las promesas (ya descartadas) de que el dinero se destinaría a los servicios públicos, la agricultura y los proyectos regionales. El Brexit se ha basado desde el principio en “si vamos a mentir, que sea una gran mentira”.

El anuncio de Farage se limita a confirmar (tras la salida del primer ministro, David Cameron, y el ex alcalde de Londres, Boris Johnson) que los políticos responsables de esta crisis están bastante dispuestos a no hacerse responsables por ello.

¿Quién tomará el control de UKIP?

Suzanne Evans es vista como una defensora eficaz de los intereses del partido y tiene la capacidad de atraer el voto femenino, pero en la actualidad está suspendida del partido y es demasiado conservadora. También está Paul Nuttall, que proviene de una familia de clase obrera, lo que podría dar buenos resultados. Sin embargo, se encuentra demasiado a la izquierda para ser líder de UKIP. Steven Woolfe podría ser otro candidato, así como Diane James y Patrick O'Flynn.

--