¿Habrá otro referéndum?

Es un sueño imposible, pero otro millón de británicos se suma a la petición, incluido el ex «premier» Blair. Declaradas falsas 77.000 firmas

Corazón proeuropeo. Los británicos volvieron a salir a la calle ayer y sumaron nuevas firmas para pedir otra consulta
Corazón proeuropeo. Los británicos volvieron a salir a la calle ayer y sumaron nuevas firmas para pedir otra consulta

Es un sueño imposible, pero otro millón de británicos se suma a la petición, incluido el ex «premier» Blair. Declaradas falsas 77.000 firmas

La decisión de abandonar la UE ha roto a Reino Unido. Manifestantes proeuropeos volvieron a salir a las calles de Londres y Edimburgo ayer solicitando un nuevo referéndum. Diputados como el laborista David Lammy tildaron el Brexit de «locura» que «debe detenerse» y el ex primer ministro Tony Blair aseguró a la BBC que el país no debe descartar la idea de un segundo referéndum. Blair aseveró que él siempre creyó que el futuro de Reino Unido estaba dentro de la Unión.

Entre los británicos, pese a que pueda considerarse una locura, la idea de un segundo plebiscito va cobrando fuerza. La firma masiva de una petición en la página del Parlamento para que esta segunda consulta se celebre continúa aumentando. Pero la Cámara ha pedido precaución, ya que la petición, que ayer recogía más de 3,3 millones de firmas, se encuentra ahora bajo investigación por parte del Gobierno. La Comisión de Peticiones de la Cámara de los Comunes aseguró que habían eliminado «77.000 firmas fraudulentas». Helen Jones, presidenta de la comisión, señaló que están analizando «muy seriamente» el asunto. Desde la página oficial de Twitter, se informó de que se seguirían borrando todas las firmas falsas y que la comisión «está trabajando para hacer que está página web funcione de forma correcta y segura».

El rotativo «The Guardian» publicaba que se habían encontrado firmas que provenían de países como Islandia, Islas Caimán o Túnez, a pesar de que sólo puede ser firmada por británicos o residentes en Reino Unido. También es llamativo, señalaban varios medios locales, que 39.000 firmas procedan del Vaticano, donde sólo hay 800 residentes. En determinados momentos, la página web llegó a recoger hasta 3.000 firmas por minuto.

Hay que recordar que la solicitud fue iniciada por William Oliver Healey. El joven apoyaba el Brexit y, ante el temor de que pudieran permanecer en la UE –como pronosticaban las encuestas al inicio de la campaña–, decidió hace semanas crear esta petición que ahora se ha vuelto en su contra. Este martes se examinará la solicitud –el Parlamento se compromete a debatir todas las que superen las 100.000 firmas– y se fijará una fecha para debatirlo.

Ésta no ha sido la única recogida de firmas. Otro movimiento, apodado en las redes sociales como «Londres independiente», ha recibido más de 150.000 para pedir que la capital, donde más del 60% votó por seguir en la UE, se independice del resto del país. Los londinenses no quieren abandonar Bruselas, y la ciudad, abanderada de la multiculturalidad y la integración, va a pelear por ello.

Además de las peticiones y las firmas, muchos británicos apelan a un segundo referéndum porque aseguran que para tomar una decisión de esta envergadura hubiera sido necesaria la participación del 75% de la población. Los británicos proeuropeos no quieren dejar de luchar y solicitan esta segunda consulta, pero el tiempo corre en su contra y la gran mayoría de sus políticos –aunque el plebiscito no es vinculante– asegura que la decisión del pueblo es definitiva y que el país tiene ahora que reaccionar para resolver su futuro fuera de la Unión.