Hollande: «Valérie está mejor, y descansa. Gracias»

No pasa un día sin que François Hollande pueda escapar a la pertinaz pregunta: ¿sigue siendo Valérie Trierweiler la primera dama de Francia? Y no hay día en que el presidente francés no trate de esquivarla. Como en la rueda de prensa de hace una semana, lacónica fue ayer su respuesta: «Valérie Trierweiler está mejor y descansa en el pabellón de la Lanterne», contestó a un periodista en la rueda de prensa conjunta con el primer ministro holandés, Mark Rutte, añadiendo como colofón a la cuestión un simple «no tengo otro comentario que hacer». El presidente francés viajó solo a Países Bajos, su primera visita oficial desde que saltara el escándalo de su romance secreto con Julie Gayet, aunque fuentes del Elíseo aclararon que en ningún momento, a diferencia del viaje de febrero a EE UU, se contempló que le acompañara la primera dama. En la Lanterne, junto a Versalles, su aún pareja oficial aguarda la decisión sobre cuál será finalmente la situación conyugal del presidente. Aunque ella se habría mostrado dispuesta a perdonar a Hollande, según ha relatado «Paris Match», entre ellos la ruptura parece ineluctable. Es al menos lo que asegura el «Journal du Dimanche» citando fuentes cercanas a la presidencia. «Y permanecerá solo en el Elíseo después de romper con Trierweiler», concluían. La principal preocupación de la todavía primera dama sería donde instalarse, pues el alquiler de su residencia de París está a nombre de Hollande.

La jaula de oro de Valérie Trierweiler