Irak anuncia la muerte del «número dos» de Sadam y «cerebro» de Estado Islámico

Imagen de archivo Izzat Ibrahim al-Douri
Imagen de archivo Izzat Ibrahim al-Douri

Izzat al Duri, quien fuera vicepresidente de Sadam Husein, ha muerto en los combates contra Estado Islámico en Irak, según ha anunciado el gobernador de la provincia iraquí de Saladino a la cadena de televisión Al Arabiya.

Izzat al Duri, quien fuera vicepresidente de Sadam Husein, ha muerto en los combates contra Estado Islámico en Irak, según ha anunciado el gobernador de la provincia iraquí de Saladino a la cadena de televisión Al Arabiya. La cadena audiovisual ha mostrado una imagen de un hombre muerto al que ha identificado como Al Duri y que luce barba roja. Las autoridades iraquíes van a realizar pruebas de ADN a Al Duri, considerado como el "cerebro de Estado Islámico en Irak". Su muerte supondría un duro revés para el grupo terrorista.

Las fuerzas de seguridad iraquíes están manteniendo combates con milicianos de Estado Islámico a las puertas de la ciudad de Ramadi, en el oeste de Irak, y las autoridades locales han advertido de que ésta podría caer a menos que lleguen refuerzos pronto.

Fuentes policiales y miembros del consejo provincial han dicho que los milicianos están a no menos de medio kilómetro del centro de la ciudad, capital de la provincia de Anbar, y muchos residentes se están apresurando a huir, enarbolando banderas blancas.

"La situación en Anbar es crítica", ha afirmado el miembro del consejo Sabah Karhut a Reuters. Dos vicegobernadores de Anbar han hecho comentarios similares y han dicho que la coalición liderada por Estados Unidos no está llevando a cabo suficientes bombardeos para ayudar a salvar la ciudad.

Un portavoz del Ministerio de Defensa ha minimizado la amenaza a Ramadi y ha dicho que el Ejército lanzará pronto una contraofensiva para repeler los avances de Estado Islámico en la zona.

El grupo terrorista ha estado realizando incursiones cerca de Ramadi desde finales de la semana pasada, cuando el Gobierno anunció una nueva ofensiva para reconquistar Anbar, amplias zonas de la cual están en manos de Estado Islámico desde el año pasado.