¿La república independiente de Londres?

Los habitantes de la capital se sienten europeos y no se resignan al Brexit. Exigen un referéndum para seguir vinculados con el continente y confían en su alcalde, Sadiq Khan, para independizarseLos habitantes de la capital se sienten europeos y no se resignan al Brexit.

Los habitantes de la capital se sienten europeos y no se resignan al Brexit. Exigen un referéndum para seguir vinculados con el continente y confían en su alcalde, Sadiq Khan, para independizarse

La ciudad de Londres se ha quedado muda. A pesar de que cerca del 60% de sus habitantes votó en contra de la salida de la Unión Europea, rompiendo la tendencia nacional, una ventaja de 1,2 millones de votos decidieron que el futuro de Gran Bretaña estaría fuera del club de los 28. Pero el sentimiento europeo domina esta ciudad de más de ocho millones de habitantes y las reacciones no se han hecho esperar.

A la cabeza, el recién elegido alcalde de Londres, el laborista y musulmán Sadiq Khan, que ya el viernes, a través de sus redes sociales, mostraba su apoyo total a la Unión Europea: «Quiero mandar un mensaje a todos los europeos que residen en Londres, sois bienvenidos. Como ciudad estamos enormemente agradecidos de la contribución que hacéis, y eso no va a cambiar pese al resultado de este referéndum». El alcalde, utilizando las palabras de Jo Cox, la diputada laborista asesinada la semana pasada a manos de un simpatizante de extrema derecha, aseguró que «tenemos que enfocarnos en lo que nos une, no en lo que nos separa». Ayer volvió a reiterar su apoyo a la celebración del Día del Orgullo Gay en la capital británica. Frente a una abarrotada Plaza de Trafalgar, símbolo de la ciudad, el alcalde aseguró que «todos los europeos reunidos aquí y en nuestra increíble ciudad, ¡sois bienvenidos!».

Una ciudad europea

Londres, la capital de la globalización económica, se ha unido frente a los euroescépticos y los londinenses ya buscan un plan B. El mismo viernes se inició una campaña en las redes sociales bajo el lema de #LondonIndependence en la que los londinenses descargaron su frustración tras el resultado del referéndum. Además, a través de la plataforma change.org, el británico James O’Malley ha pedido directamente a Sadiq Khan que Londres se independice y no deje de ser una ciudad europea: «Londres es una ciudad internacional y queremos seguir siendo el corazón de Europa». Al cierre de esta edición, la solicitud ya había alcanzado más de 157.000 firmas.

Londres quiere luchar por su estatus de ciudad europea, por ello ayer algunos londinenses se congregaron cerca del Parlamento. Allí se podían ver banderas europeas, gente gritando «no en nombre de Londres» y otros reclamando la independencia de la ciudad. Hay que recordar que en esta ciudad, 2,26 millones de los 3,7 que podían votar participaron en el referéndum.

Margarite tiene 29 años, es inglesa y lleva cinco años trabajando en una pequeña tienda de libros al sur de la capital. Ella representa a muchos de los jóvenes que viven y trabajan aquí. «Después del referéndum, me avergüenzo de ser británica, es terrible esto que ha pasado», dice. Para ella, la consulta «nunca se tendría que haber celebrado; el primer ministro David Cameron lo ha hecho porque su partido estaba roto, y ahora, por su culpa, es Reino Unido el que se ha roto». Asegura que con el Brexit muchos jóvenes del país van a perder la oportunidad de trabajar y vivir en otros países. «Londres es una ciudad europea, y no puede dejar de serlo. ¿No podemos votar por la independencia de Londres?», pregunta la joven. La idea no parece ya tan descabellada. Como ella, muchos jóvenes se preocupan por sus derechos laborales y por cómo estos van a quedar una vez que Reino Unido abandone su silla en Bruselas.

Los miles europeos residentes en Londres también están muy preocupados. Bernardo, de 40 años, no sabe qué ocurrirá con su negocio: «Yo tengo pasaporte irlandés y en mi negocio la mayoría de los trabajadores no son británicos... esto va a traer mucha inestabilidad». Como Margarite y Bernardo, muchos londinenses ven oscuro el futuro de su ciudad. La capital británica es una ciudad global, europea, multicultural y abierta. Tras esta ruptura, los londinenses miran a Europa y ponen sus esperanzas en el recién elegido alcalde Sadiq Khan, que ya ha reclamado un puesto especial en las futuras conversaciones con Bruselas.