Política

Las saudíes se saltan el «prohibido conducir»

Decenas de mujeres desafían la Ley y las presiones del Gobierno para ponerse al volante

Una mujer saudí conduce por las calles de Riad
Una mujer saudí conduce por las calles de Riad

La jornada de ayer puede quedar registrada en la historia moderna de Arabia Saudí como una fecha clave en la lucha por la igualdad de la mujer. Tras una exitosa, polémica y hasta peligrosa campaña que desafiaba la prohibición a mujeres a conducir automóviles solas, sin compañía de un familiar masculino, decenas de mujeres optaron ayer por sentarse al volante y llegar a destino sin acompañante.

Portavoces de las activistas saudíes que habían organizado la campaña a pesar de las advertencias oficiales anunciaron que aproximadamente 60 mujeres habían salido a conducir automóviles sin ningún hombre de su familia a su lado, como lo exige la Ley en el reino. Una cantidad mínima, pero cargada de simbolismo. Algunas comentaron que si bien captaron expresiones de sorpresa en los rostros de los conductores que pasaban a su lado, la «rebelión» no pasó a mayores y tampoco hubo ninguna reacción violenta de parte de las autoridades.

La profesora Aziza Youssef, una de las organizadoras de la campaña, dijo que su grupo había recibido unos 13 vídeos y casi 50 llamadas telefónicas de mujeres contando que habían salido con sus automóviles, conduciendo solas. Otro hecho positivo para ellas fue no sólo la osadía de haber desafiado la prohibición oficial, sino también el hecho de que ninguna de ellas fue arrestada ni multada.

Pero ello no significa en absoluto que la batalla haya terminado. El reino saudí es una monarquía sumamente conservadora, que se rige de acuerdo a una interpretación rígida del islam, lo cual significa, entre otras cosas, que las mujeres lidian con numerosas limitaciones. La profesora Youssef cuenta que fue seguida todo el día por «automóviles sospechosos» a los que no podía identificar, que había controles en los caminos y que ella y otras organizadoras habían recibido advertencias del Ministerio del Interior.

Un elemento clave en la presión es la postura de los clérigos más conservadores, que alertan en sus mensajes contra toda posibilidad de aliviar las limitaciones a las mujeres, advirtiendo contra el riesgo de que la permisividad conduzca a comportamientos «inmorales». Algunos incluso avisan de que podrían perder la virginidad al volante. A pesar de ello, algunas de las últimas decisiones tomadas por la cúpula de Gobierno son las que impulsaron a estas mujeres a intentarlo. El «aliento», aunque resulte extraño, llegó implícitamente del mismo lugar del que llegan las prohibiciones: del propio rey Abdullah, quien decidió recientemente que en las elecciones municipales de 2015 las mujeres podrán votar y ser candidatas.

El «pecado» de ser mujer

ROSTRO

Las saudíes tienen prohibido ir con el rostro o el cuerpo descubiertos

VIAJES

No pueden viajar al extranjero sin una autorización de un hombre de la familia

EN COMPAÑÍA

No pueden salir de casa sin permiso de un guardián y sin compañía de un familiar

RELACIONES

No pueden relacionarse con hombres con los que no tienen parentesco