Internacional

Leopoldo López: «A Maduro no lo respaldan los militares, lo apoyan las armas»

Entrevista al padre del encarcelado líder de Voluntad Popular, Leopoldo López

Leopoldo López insiste en que «la Asamblea Nacional está cumpliendo con su mandato en el pedido constitucional. El que no está cumpliéndolo es Nicolás Maduro». A punto de cumplirse cinco años desde que su hijo, el líder de Voluntad Popular, fuera privado de su libertad, su padre se emociona al reconocer que el actual presidente interino, Juan Guiadó, es «un hombre tan valiente».

Publicidad

¿Maduro se siente contra las cuerdas tras el apoyo internacional y de EE UU a Guaidó?

Él está contra las cuerdas hace mucho tiempo. Lo que pasa es que ha sometido al país a un sacrificio verdaderamente inhumano. No solamente Estados Unidos. Hemos visto con mucho beneplácito las declaraciones del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez ante la Internacional Socialista, donde ha dicho: «Usted no representa el socialismo, usted es un tirano». Es decir, Sánchez está yendo más allá de la solicitud que le ha hecho claramente a la UE de que no se le reconozca y que se vaya a unas elecciones puras, verdaderamente limpias. Está diciéndole al mundo que hay que cambiar el régimen de Venezuela, que están sometiendo a la población a tiros, con asesinatos.

Publicidad

¿Quién mantiene a Maduro? ¿Los militares?

A Maduro no lo apoyan los militares, a Maduro lo apoyan las armas, que es muy distinto. Los militares, por lo general, son gente digna, honrada, honesta... Lo que tenemos detrás de estas armas no son los militares, son los colectivos que ellos han armado. Son lo que ellos llaman «la milicia» que formó Chávez. Los sátrapas les dan armas y disparan contra su pueblo. Los militares son gente seria y no están utilizando las armas contra los venezolanos. No los respaldan los militares, lo respaldan los sinvergüenzas a los que les han dado armas. También hay un grupo que apoya a Maduro y su régimen: los narcotraficantes. Están presentes en Venezuela y son una amenaza para el mundo. Esos grupos que salen a defender y a matar a los venezolanos. A esas armas me refiero también.

Publicidad

¿Qué espera de la votación clave de la UE, de esos ocho días para reconocer a Guaidó si no se convocan elecciones?

El liderazgo de España ha sido y será clave. Es importantísimo. He entendido que el plazo de los ocho días era necesario porque algunos países muy curiosamente, porque son países democráticos como Austria y Grecia, no lo habían apoyado. Dada la legislación vigente en la UE, el acuerdo tiene que ser unánime, por lo que se necesitaban esos días para negociar y que se pase de forma contundente esta declaración de la UE de forzar al Gobierno de Venezuela para ir a elecciones.

¿Cómo está siguiendo su hijo los últimos acontecimientos?

Tiene uso autorizado de internet y el teléfono. Está esperanzado, angustiado, está trabajando y está como todos los venezolanos a la expectativa de lo que va a suceder. Ha sido una justificación de lo que él dijo hace cinco años, cuando se entregó a la injusticia de la prisión. Él dijo, «si mi encarcelamiento sirve para que despierte el país, pues estará justificada» y creo que se ha logrado.

Publicidad

¿Tenían miedo de que también Guaidó fuera detenido?

No tenemos miedo. Tenemos temor que es distinto. Miedo no tenemos y no tendremos nunca. Temor porque la satrapía de esta gente sí es capaz de ir contra personas más débiles, como sería el caso de en este momento apresar, de torturar, a Guiadó. Pero Guaidó es un hombre tan valiente... Le he oído frases como que si es necesario morir en esto. Me impresiona la valentía de Guaidó. Ayer hablé con su padre. Ambos estamos convencidos del peligro que corren nuestros hijos, pero estamos también orgullosos.

¿Qué tiene que pasar para que entren esos 20 millones que ha prometido EE UU?

La ingesta diaria ha caído, en términos de calorías, un 50% de lo que era hace 4 años. ¿Qué se necesita? Simplemente la voluntad de dejarla pasar por los puertos. La tragedia es que el Gobierno ni siquiera deja que se ayude al pueblo. La ayuda humanitaria no significa una posición político, solo es llevar medicinas y alimentos. ¿Cómo y por qué lo impiden?

Los venezolanos en España, esas decenas de miles que han huido de Venezuela por la grave crisis humanitaria y los atropellos a los Derechos Humanos, ¿estáis esperanzados con Guaidó?

Primero quería decir que, al escuchar a la persona que usurpa esa posición de embajador ante el reino de España por parte de Venezuela, y digo usurpa porque representa al Gobierno de Maduro, un gobierno de usurpadores. Él ha dicho que lo que sucedía en Venezuela era un montaje organizado por los medios de comunicación dominados por el capitalismo, el imperialismo... Yo le quisiera preguntar si se ha dado cuenta de que hay cerca de 400.000 venezolanos viviendo en España. ¿Vinieron de turismo? ¿De repente abandonaron su casa, su familia y buscaron trabajo aquí? ¿Acaso no hay ni hambruna, ni falta de medicinas, ni inseguridad, ni inflación ni ninguna de estas cosas que han motivado a esos cuatro millones de venezolanos que han salido de Venezuela? En España hemos encontrado una solidaridad impresionante. No solo de los gobiernos anteriores, sino del español de a pie y todos los ayuntamientos. Los españoles han arropado a los venezolanos y por eso estamos muy agradecidos. Es muy especial.

Manuela Carmena no ha reconocido a Guiadó como presidente interino, ¿seguimos teniendo problemas de ideología en España?

Pero el mensaje del martes en la Internacional Socialista pone una línea roja entre lo que es la ideología y el comportamiento. Si la señora Carmena va a seguir buscando votos apoyando a Maduro, pues la gente la conocerá como es. Si ella quiere apoyar a una democracia pero al mismo tiempo reconoce a la tiranía, pues le quedará claro al votante madrileño quién es la persona y lo que ella representa.

Ayer se convocaron manifestaciones y el sábado también, ¿cómo será el respaldo desde Madrid?

La manifestación de ayer fue muy particular. El presidente interino Juan Guaidó ha solicitado simplemente que salgan a las puertas de la casa o de la oficina. Un poco en manifestación de la necesidad de una ayuda humanitaria en este momento. No es una manifestación de calle, de marchas, eso será el sábado. En Madrid acompañaremos a Caracas en la Puerta del Sol a las 19:00.