Los crímenes rituales en Gabón se han cobrado 20 vidas sólo en 2013

Manifestación contra los crímenes rituales en Gabón
Manifestación contra los crímenes rituales en Gabón

La detención de un senador de Gabón por cometer un asesinato ritual ha destapado un problema enraizado en el África subsahariana, ya que los órganos humanos y animales siguen siendo muy apreciados por quienes creen que confieren poderes mágicos.

Un senador de Gabón, Gabriel Eyeghe Ekomie, fue detenido el viernes por cometer hace cuatro años un asesinato ritual contra una niña de 12, convirtiéndose así en el primer político del país en ser arrestado por un caso de esta naturaleza, según ha informado este sábado su abogada, Gisele Eyue Bekale.

Ekomie, al que se le retiró la inmunidad parlamentaria en diciembre, fue detenido el viernes tras no presentarse ante un tribunal antes del 31 de mayo, según su abogada. El senador debía comparecer en el tribunal para ser interrogado después de que un hombre condenado por la muerte de la niña de 12 años afirmara durante su juicio que actuó bajo las órdenes del senador. Ekomie ha negado los cargos. Las partes del cuerpo humano y animales son muy preciadas por algunas personas del país, ya que consideran que confieren poderes mágicos. La Asociación para la Prevención de los Crímenes Rituales estima que al menos 20 personas han sido asesinadas en lo que va de año. A las víctimas les amputaron los labios, las lenguas y los genitales, entre otros órganos.

A principios de semana, fue hallado en un edificio de la capital de Gabón, Libreville, un saco que contenía genitales humanos. La Policía de la capital ya ha abierto una investigación al respecto.

Paralelamente, el sitio en Facebook de la ONG «Non aux Crimes Rituels au Gabon» denuncia que el pasado 4 de junio fue detenido el conductor de un todoterreno aparcado frente a un colegio en una localidad del país, con dos niños de ocho y nueve años atados y amordazados en el maletero del vehículo.

Por otro lado, el mes pasado, la aparición de varios cuerpos mutilados en algunas playas del país dio lugar a una manifestación en Libreville contra el aumento de los crímenes rituales a la que asistieron miles de personas. El presidente gabonés, Alí Bongo, prometió a los manifestantes que cualquier persona condenada por este tipo de crímenes sería encarcelada de por vida.

Protestas ciudadanas

"Queremos expresar nuestra ira y decirles a las autoridades que esto tiene que parar", ha afirmado Jessy Biyambou, miembro del grupo por la defensa de las mujeres 'Cry', el cual está organizando una manifestación en apoyo de las familias de las víctimas prevista para el próximo 6 de abril.

Roland Akoumba, padre de una niña de ocho años que fue encontrada muerta a mediados de marzo, ha declarado a la agencia de noticias Reuters que había perdido la confianza en la justicia.

"Cuando la Policía rescató el cuerpo sin vida de mi hija, vieron que le habían cortado su lengua, sus labios y los genitales", ha afirmado Akoumba. "Presenté una denuncia pero sé que no va a servir para nada", ha agregado.

"El fenómeno de los rituales satánicos es real, pero nadie aquí está dispuesto a denunciar por miedo a estar en peligro", ha afirmado un parlamentario bajo condición de anonimato.

Un problema en toda África Subsahariana

El problema de los asesinatos rituales no es exclusivo de Gabón, ya que toda África Subsahariana se ve afectada por estos asesinatos y otros parecidos, como los que sufren los albinos en Burundi. Además, no es un problema nuevo. Una gran protesta en contra de la práctica se extendió por la ciudad de Lambaréné en enero de 2013. En mayo de 2012, el Observatorio Nacional de la Democracia de Gabón sugirió la creación de una comisión para documentar todos los casos de asesinatos rituales ocurridos en los últimos 22 años y el reconocimiento de estos delitos como crímenes contra la humanidad.

Según una información de Anna Gueye aparecida en la web Global Voices, el periodista Olivier Herviaux, en su blog "Africamix la Case à palabres"en el diario francés Le Monde, describía la lucha de Gabon contra los asesinatos en los últimos años "como uno de los actos que más evidencian la barbarie y el oscurantismo de las sociedades humanas, uno de los que alimentan los fantasmas en África, en occidente y en cualquier otro lugar. Estamos en el mismo corazón de las tinieblas, como escribía Joseph Conrad".

Añadie Herviaux que, desde hace varios años, el asesinato ritual llena regularmente la portada de los periódicos, sobre todo en Gabón. Así, el 3 de marzo de 2005 se encontraron dos cuerpos de niños mutilados en una playa de Libreville. Uno de los cuerpos era el de un hijo de Jean-Elvis Ebang Ondo, que tenía 12 años. Unos meses después, Jean-Elvis Ebang Ondo funda la Asociación de Lucha contra el Crimen Ritual (ALCR).