Los líderes de Chipre reabren mañana las negociaciones para la reunificación

Los líderes de las comunidades griega y turca de Chipre retoman este martes bajo el auspicio de la ONU las negociaciones para la reunificación de la isla, dividida desde 1974, que fueron suspendidas hace ya casi dos años.

Nikos Anastasiadis y Dervis Eroglu, líderes grecochipriota y turcochipriota, respectivamente, acuden mañana a esta primera reunión formal, tras aceptar la semana pasada una "declaración conjunta"que establece los principios de las negociaciones de paz.

La cita tendrá lugar en el viejo aeropuerto de Nicosia, actual sede de la fuerza de la ONU para el mantenimiento de la paz en Chipre (UNFICYP) a las 11.30 hora local (9.30 GMT), en presencia de la jefa de esta, Lisa Buttenheim.

Destaca, en cambio, la ausencia del enviado especial de la ONU para Chipre, el australiano Alexander Downer, quién podría abandonar su cargo en las próximas semanas, según asegura la prensa local.

Con la aprobación de la citada declaración conjunta, Anastasiadis y Eroglu se comprometen a "lograr una solución lo más pronto posible", que será sometida a "referendos separados", es decir, uno para cada una de las dos comunidades.

La base de la solución de la cuestión chipriota pasa, según lo acordado en la declaración, por el establecimiento de una federación bizonal y bicomunal con igualdad política entre las partes, pero conformadas en un sólo Estado con soberanía única, ciudadanía única y personalidad internacional única.

"La declaración conjunta es sólo el comienzo. Nos espera un duro trabajo y arduos esfuerzos. En este periodo se pondrá a prueba la altura patriótica de todos: los líderes políticos, los medios de comunicación y la sociedad civil", avisó Anastasiadis este domingo.

"Esta vez debe haber una solución definitiva y permanente para Chipre de una u otra forma", afirmó, por su parte, el ministro de Exteriores de Turquía, Ahmet Davutoglu, en una entrevista con el canal privado de televisión "A Haber".

El jefe de la diplomacia de Ankara dio a entender que si la nueva solución es rechazada en referéndum, como ocurrió en 2004, Turquía apostará por la partición permanente de Chipre.

Sobre la mesa figuran cuestiones complicadas cómo el modo en que se repartirá el poder en el eventual Chipre unificado, la solución a las propiedades ocupadas por la otra parte tras la división de la isla o la aplicación del acervo comunitario a todo el territorio chipriota.

Además de ellas, uno de los asuntos que ha estado dificultando las negociaciones es la explotación de las reservas submarinas de hidrocarburos, ya que Turquía -que ocupa el tercio norte de la isla- exige que sean compartidos por las dos comunidades, por lo que periódicamente se producen incidentes entre los buques de exploración y el Ejército turco.

Los chipriotas llevan mas de treinta y seis años negociando diversas fórmulas que permitan resolver la división del país.

En julio de 1974 el ejército turco ocupó la parte norte de la isla -en respuesta a un golpe de Estado grecochipriota que pretendía la unificación de la isla con Grecia- e impulsó la creación de la República Turca del Norte de Chipre (RTNC), que proclamó su independencia en 1983 sin el reconocimiento de la ONU.

La división y el fracaso del plan de reunificación propuesto por la ONU en 2004 -rechazado por los grecochipriotas- propiciaron que solo la parte sur de la isla entrara, ese mismo año, a formar parte de la Unión Europea (UE).

Tras la elección de Eroglu en 2010 como presidente de la RTNC (que sólo es reconocida internacionalmente por Turquía), las negociaciones bilaterales, que habían sido interrumpidas un sinnúmero de veces, volvieron a reabrirse.

Sin embargo, el diálogo quedó nuevamente suspendido tras el boicot de Turquía a la presidencia chipriota de la UE durante la segunda mitad de 2012.

El apoyo a las negociaciones por parte de Grecia y Turquía es considerado indispensable para su éxito ya que ambos países, junto a Gran Bretaña, ostentan el papel de "garantes"de la isla desde su independencia en 1960.