Malestar contra Europa

La Razón
La RazónLa Razón

¿Cómo puede afectar el resultado a la marcha de la Unión Europea?

–Francia está pensando cada vez más en marcharse de la UE porque la mayoría de los franceses –que todavía creen en Europa– están hartos de la forma en que se ha construido el proyecto de la Unión. A ojos de muchos votantes franceses, Europa ha perdido su camino, ha abierto sus fronteras, ha dictado nuevas leyes sin escuchar al pueblo. Los franceses votaron masivamente contra la Constitución europea y no fueron escuchados. Hoy, la oposición contra la UE tal y como está ha llegado a ser mayor que nunca. A esta situación de euroescepticismo ha contribuido también Bruselas, y por ello podría pagar un alto precio en la segunda vuelta de las elecciones del 7 de mayo. Si Bruselas hubiera escuchado a los franceses, no temería los resultados de esta elección presidencial. Si el candidato proeuropeo se convierte en el próximo presidente, ¿recibirá Bruselas el mensaje claro de que la próxima vez será el final de verdad? Esto es muy incierto, porque Bruselas vive para Bruselas, allí no se preocupan por lo que piensa el pueblo francés. Desafortunadamente, todo esto daña mucho a esa gran idea de una Europa fuerte y unida.

¿Cómo ha podido Macron lograr tantos apoyos?

–Macron ha aparecido como un nuevo candidato cuando en realidad es claramente el heredero de Hollande. Sin este último, Macron habría seguido siendo tan desconocido para el público francés como lo era hace sólo tres años. Gracias a una cobertura mediática muy positiva y desigual, Macron ha logrado seducir a una parte significativa del electorado francés. ¿Se convertirá eso en votos? No estoy tan seguro. Los medios de comunicación atacaron a los otros contendientes, pero no a Macron. En mi opinión, éste ha sido hecho más preocupante de esta campaña, porque ha dañado el carácter democrático de la próxima votación.

¿Cuál es el secreto de Marine Le Pen, a quien todas las encuestas le daban siempre en segunda vuelta?

–Marine Le Pen es muy popular y se beneficia de un electorado muy compacto y fiel. Sin embargo, la carrera presidencial nunca ha sido tan estrecha y tan impredecible, por eso es imposible saber con certeza qué pasará en la segunda vuelta.