MENÚ
martes 11 diciembre 2018
15:41
Actualizado

Un boxeador de 21 años detenido por matar a Marinova

La Policía búlgara trabaja sobre la hipótesis del crimen sexual en el caso de la periodista televisiva.

  • Una foto de Viktoria Marinova en un monumento en su ciuda natal en Bulgaria
    Una foto de Viktoria Marinova en un monumento en su ciuda natal en Bulgaria

Tiempo de lectura 2 min.

11 de octubre de 2018. 03:15h

Comentada
Taylin Aroche .  11/10/2018

ETIQUETAS

- CracoviaAspiraba a cambiar el «statu quo» de una clase política profundamente pervertida por la corrupción. Viktoria Marinova nació en Bulgaria hace 30 años, al norte del país balcánico. Empezó su carrera profesional en la prensa escrita para luego dar el salto televisivo. Hizo de su causa una serie de investigaciones periodísticas que tenían como objetivo que los ciudadanos conocieran los entresijos de un país rehén del clientelismo político. Hace dos semanas la periodista habló sobre la investigación de varios casos de corrupción y fraude con fondos europeos que involucrarían directamente al primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

El cuerpo de la periodista fue encontrado el sábado pasado a orillas del río Danubio a su paso por la ciudad norteña de Ruse. Las primeras premisas de la investigación y las declaraciones de las autoridades búlgaras apuntaron a la brutalidad del asesinato: Marinova fue violada, golpeada y posteriormente asesinada. La condena por parte de las autoridades nacionales y europeas no se hizo esperar, ya que en un primer momento se barajaron todas las hipótesis, hasta que su muerte estuviera vinculada a sus investigaciones, si bien no se ha establecido hasta ahora un vínculo directo.

Un día después del asesinato de la periodista, las autoridades de Sofía emitieron una orden de arresto europea para Severin Krasimirov, que ayer fue detenido en casa de su madre en el norte de Alemania, donde habría buscado cobijo un día después de conocerse la muerte de la reportera.

En un intento de apaciguar a las calles, que se han inundado de ciudadanos que piden rigurosidad en la investigación del homicidio y la comparecencia de Borisov, el ministro del Interior búlgaro, Mladen Marinov, aseguró ayer que los restos de ADN encontrados en la víctima coinciden con los de Krasimirov. Sobre el sospechoso aseguró que es un joven búlgaro de 21 años y destacó especialmente su actitud agresiva: «Es un boxeador y el ensañamiento con la víctima es claro». El hombre detenido se enfrenta ahora a una acusación de asesinato y violación. Bulgaria ha pedido a Alemania su extradición para ser interrogado por la Policía en Sofía.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs