Internacional

Un día después de los espasmos: Merkel retoma su agenda con total normalidad

Tras sufrir una serie de temblores en pleno acto oficial, la canciller alemana continúa hoy con su agenda política

Tras sufrir una serie de temblores en pleno acto oficial, la canciller alemana continúa hoy con su agenda con total normalidad

Publicidad

Hoy por la mañana, Angela Merkel ha retomado su agenda de canciller con total normalidad. No habían pasado ni 24 horas desde que sufrió unos espasmos y temblores durante un acto oficial con el nuevo presidente de Ucrania, Vladimir Zelenski, cuando se ha vuelto a ver a Merkel como nos tiene acostumbrados, en su papel de “dama de hierro germana”.

La canciller se reunió ayer, como es costumbre, con su Gabinete de ministros. Antes de la sesión, los fotógrafos pudieron retratarla. Merkel era hoy la gran protagonista de los focos, después de que ayer se hiciera viral el vídeo de los temblores durante el himno oficial.

Publicidad

Según informa el diario más leído en Alemania, el “Bild” -que llevó a su portada de hoy un enorme y en mayúsculas “Merkel Shock!”-, esta mañana “al comienzo de la sesión con los fotógrafos, se veía (a la canciller) relajada y en forma”. También destacan en el tabloide “el buen humor” de Merkel antes de su reunión semanal con los ministros de su Gobierno.

Publicidad

Ya el día anterior, la canciller alemana, Angela Merkel, trató de sacar hierro a las especulaciones desatadas sobre su estado de salud por el visible temblor de manos y piernas que sufrió mientras recibía a Zelensk. “Estoy bien, me he bebido al menos tres vasos de agua, que parece que me faltaban, ahora me siento de nuevo bien”, dijo la canciller al ser preguntada por esa cuestión en una comparecencia conjunta con Zelenski, posterior al encuentro mantenido en Cancillería. Muchos medios teorizaron con las altas temperaturas para una ciudad como Berlín, que ayer llegó a los 30º grados. Además, ambos mandatarios se encontraban a pleno sol y sin ninguna sombra.

Las imágenes de hoy han tranquilizado a todos los que especularon ayer con su estado de salud.

Después de su reunión semanal con su Gabinete, la canciller alemana atendió a un acto en Goslar, una localidad a 300 kilómetros al oeste de Berlín. Cuando los periodistas le preguntaron cómo se sentía, la propia Merkel contestó que “fenomenal, esto es muy interesante”.