Una milicia yihadista afín a Hamás hacer retroceder al Estado Islámico en Yarmuk

Palestinos recogen alimentos en el campo de refugiados de Al Yarmuk el pasado 30 de enero
Palestinos recogen alimentos en el campo de refugiados de Al Yarmuk el pasado 30 de enero

Las Brigadas de Akanaf Bayt al Maqdis, una milicia yihadista afín a Hamás, ha recuperado algunas de las zonas tomadas por el Estado Islámico en el asentamiento palestino de Yarmuk, en el sur de Damasco, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. "Akanaf Bayt al Maqdis han podido recuperar algunas posiciones en los barrios y en las calles que habían sido tomados durante el ataque del Estado Islámico sobre Yarmuk", ha dicho el Observatorio a través de un comunicado.

"Sin embargo, los enfrentamientos aún continúan entre las dos partes a las afueras de Yarmuk", ha alertado, indicando que hasta ahora al menos tres personas han muerto a causa de los combates en el asentamiento palestino.

El Estado Islámico consiguió entrar el miércoles en Yarmuk con la ayuda de milicianos del Frente al Nusra --la filial de Al Qaeda en Siria-- que decidieron abandonar esta organización terrorista y sumarse a las filas del Daesh.

"Han presionado desde la zona de Hajar Aswad y los combatientes de Al Nusra se les han unido, han jurado lealtad a Daesh", explicó a la agencia de noticias Reuters un activista presente en la zona, en conversación por Skype.

Anwar Abdel Hadi, director de Asuntos Políticos de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Damasco, ha confirmado que el Estado Islámico logró hacerse en unas horas con el control de "la mayoría"del asentamiento palestino.

La irrupción en Yarmuk obedece a un intento del Estado Islámico por tomar Damasco, el principal bastión del Gobierno de Bashar al Assad, que desde hace un año tiene sitiado este asentamiento palestino para evitar la llegada de rebeldes a la capital siria.

Hasta ahora Yarmuk estaba controlado por una amalgama de grupos armados opositores al régimen sirio, que han usado a los refugiados palestino como escudos humanos para evitar que las fuerzas 'assadistas' lanzaran una ofensiva.

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) ha dicho, por boca de su portavoz, Chris Gunness, que está "extremadamente preocupada"por la situación de los civiles en Yarmuk y ha exigido el cese de los combates.

Yarmuk es un suburbio del sur de Damasco en el que antes del estallido de la guerra civil vivían unos 160.000 refugiados palestinos, de los cuales solo permanecen 18.000 y, según denuncia UNRWA, en una situación precaria por la falta de acceso humanitario.