Una mujer, en coma durante los últimos 14 años, da a luz tras sufrir una violación

Las autoridades de Arizona han abierto una investigación para aclarar lo ocurrido

La paciente cayó en coma hace 14 años tras un accidente doméstico
La paciente cayó en coma hace 14 años tras un accidente doméstico

Una paciente en estado vegetativo fue violada en un centro hospitalario privado y ha dado a luz. Las autoridades buscan al responsable. Los sanitarios no se dieron cuenta del embarazo hasta 24 horas antes del parto.

Una mujer que ha estado en estado de coma durante los últimos 14 años, comenzó a mostrar signos extraños durante la mañana del pasado 29 de diciembre. La paciente estuvo toda la mañana gimiendo, lo que alertó a los especialistas del centro privado de enfermería HealthCare de Phoenix. Nadie lo esperaba, pero la mujer estaba con las maniobra propias de un parto y una enfermera la ayudó a dar a luz a un bebé, que se encuentra en perfecto estado de salud.

Un empleado de la clínica, que no quiso revelar su identidad, indicó que nadie supo que la paciente estaba embarazada hasta 24 horas antes del parto. Según informa Cleveland News, la mujer lleva en estado vegetativo desde que hace 14 años sufriera un accidente doméstico, en el que casi muere ahogada. La noticia ha caído como una losa entre los trabajadores del centro, que no pueden creer lo ocurrido. El empleado indicó que es muy difícil saber quién es el responsable de la violación porque la paciente necesita cuidados las 24 horas del día y cualquier empleado pudo acceder a su habitación.

Para esclarecer lo sucedido, el departamento de Salud del estado de Arizona ha anunciado que trabaja activamente con las autoridades locales para investigar este acto criminal, aunque todavía no han revelado el nombre de ningún sospechoso. De momento, interrogarán a todos los empleados del centro médico, les harán pruebas de ADN y controles médicos. Por otra parte, el centro ha cambiado el protocolo y, a partir de ahora, los hombres que trabajan en el centro sólo podrán entrar en las habitaciones de mujeres acompañados de una compañera.

"No sabemos cómo pudo ocurrir. Sólo sentimos ira, tristeza y tenemos un nudo en el estómago", concluyó el sanitario.