Música

Kiko Rivera: “Si Maluma fuera feo o pesará 80 kilos más no vendería lo mismo. En mi época más ‘delgadete’, vendí mucho más”

Kiko Rivera charla con ‘Lifestyle’ para presentarnos ‘El Conejo de la Suerte’, reflexionar sobre sus inicios y su gran suerte que son su mujer y sus hijas.

Kiko Rivera en su cuenta de Instagram.
Kiko Rivera en su cuenta de Instagram. FOTO: @riverakiko

Puntual, con una sonrisa de oreja a oreja y con su gracia natural que conquista a todos. Así se presenta Kiko Rivera a nuestra cita por Zoom para presentarnos su nuevo single ‘El Conejo de la suerte’. ¿Quién no ha jugado de pequeño en el patio del colegio? Nosotras sí, aunque Kiko nos echara unos cuantos años menos. Qué oye, se agradece. Cercano, risueño y en un buen momento de su carrera profesional pese a sus problemas familiares y el año de locura que nos ha tocado vivir a todos. ¿La suerte de Kiko?

De todo ello hemos hablado con Kiko Rivera en una conversación de más de media hora, en la que hemos reflexionado sobre su vida, su carrera musical y la importancia del aspecto físico en nuestra sociedad. ¡No te lo pierdas!

Antes de empezar a hablar de este ‘Conejo de la suerte’, ¿como estás, Kiko?

Estoy bien, estoy sano. Estoy viviendo una etapa de mi vida complicada en el aspecto familiar pero en aspecto musical, de trabajo, con mis hijas, mi mujer y mis amigos es una etapa muy bonita y muy fructífera. Así que si tengo que ponerte una puntuación estoy en un siete, siete y medio.

Bueno, pues es una buena puntuación. En el colegio sería una notaza, un notable. Y más con el año que hemos pasado, te tienes que dar por satisfecho.

Yo creo que no he sacado un notable en mi vida (risas).

Pues mira, ahora te lo acabas de poner tu mismo.

(Risas) Lo he sacado porque me lo he puesto yo...

Y con este buen rollo llegas con este ‘Conejo de la suerte’ que es del todo pegadiza, que nos invoca a las ganas de verano y de pasarlo bien que tenemos todos. Háblanos de como surgió este tema.

Esta canción llega a mi por casualidad. Hay canciones que te manda la gente, todo loso meses me llegan hasta 30 temas inéditos. Muy difícil que una canción que te mande alguien coincida a la perfección y esto es lo que ha pasado con ‘El conejo de la suerte’. Lo escuché y dije esto es mi infancia, y el resultado es el que ya habéis escuchado. Yo no sé si tu habrás jugado que yo te veo cara de muy joven...

¡Sí, y tanto! Es lo que te iba a decir, todos los que tenemos ya una edad nos transporta a nuestra infancia, irremediablemente...

¿Entonces has jugado, no?

Sí, todos los que somos de los años 80, principios de los 90, hemos jugado...

Entonces eres de mi quinta y sabes perfectamente lo que es. Y seguro que te ha traído algún recuerdo, no?

A todos yo creo que nos transporta al patio del colegio con nuestros amigos.

Correcto. Lo que pasa es que es un conejo un poco más canallita y actualizado a la música de hoy en día.

También porque cuando nosotros jugábamos al ‘conejo de la suerte’ eramos mucho más inocentes y los niños de hoy en día ya llegan más aprendidos.

¡Hombre! (risas) Yo creo que se saltan el beso del tirón, van directos.

No sé si tú en el colegio, eras muy ligón y triunfabas con ‘El conejo de la suerte’.

¡Qué va! Era muy vergonzoso. Yo jugaba más al fútbol en el patio del colegio. Pero las veces que jugaba al ‘conejo de la suerte’ besaba a la chicas que no me gustaba, para que la que me gustaba no lo supiera. Era todo lo contrario a hoy en día, tímido y vergonzoso.

Es lo que te iba a decir, que no lo pareces...

La vida da muchas vueltas. La vida te cambia. Pero era de los que deseaba que no le tocará porque me daba mucha vergüenza. Era una manera de abrir mercado al final.

Y hablando de ‘El conejo de la suerte’, eres tú el que sale disfrazado en el videoclip, ¿no?

¡Sí, soy yo! ¿Te has dado cuenta, no? Te explico la historia. Cuando llego al rodaje hay una persona que es la que va salir disfrazada de conejo todo el videoclip, menos en la última escena. Pero yo me niego, lo más divertido era ser el conejo y pido que me dejen serlo. Creo que es el videoclip que mejor me lo he pasado. ¡Pero pasé un calor tremendo! Pero se nota que soy yo, inconfundibles algunas cosas.

Nos transporta a todos a la infancia, no sé si esta canción también se le ha enganchado a tus hijas.

Mis hijas son mi mejor público. Les pongo la música y según su reacción se por donde van los tiros. Y ‘Conejo de la suerte’ me lo piden. Ellas no entienden lo que es pero les causa risa ver a su padre disfrazado de conejo y quieren verlo una y otra vez. Así que un día tendré que pillar el disfraz y aparecer por sorpresa disfrazado de conejo.

Y hablando de suerte, ¿cuál es la mayor suerte de Kiko Rivera en estos momentos?

Mi suerte en estos momentos es mi familia, mi mujer y mis hijas. Mi suerte también es Universal, mi suerte es seguir manteniendo en la música después de 11 años dedicándome a ello. Tengo muchas cosas por las que sentirme agradecido y seguir adelante.

¿Qué le dirías a ese Kiko que empezó en el mundo de la música?

¡Ostras, buena pregunta! Si el Kiko Rivera de sus inicios hubiera tenido la cabeza que tiene hoy en día, le hubieran ido mucho mejor las cosas. Pero a veces cometes errores por inexperiencia y juventud, pero bueno hay que pasar por eso para afianzarte y crear una nueva persona. Un Kiko Rivera 2.0. Hay que dejar la vida pasar y chocar con tus propios muros.

Yo te he escuchado en algunas entrevistas en los inicios de tu carrera musical, que cementabas que te costaba ganarte el respeto de tus compañeros. ¿Ya te lo has ganado?

Tengo que dar menos explicaciones. Lo importante es mantenerse. Me pone contento que ahora tenga que dar menos explicaciones, eso es un reconocimiento a mi trabajo.

¿Y una colaboración soñada?

¡La próxima canción es una colaboración!

¿Sí? ¿Y será movidita también para el verano?

¡Os va a gustar! Yo siempre en las colaboraciones intento que haya una conexión, no hay ninguna que tenga que no sea con una persona que no conozca de antes. Me pasó solo con Lorna pero desde entonces somos grandes amigos. Pero intento siempre que haya esa conexión de antes. Evidentemente si viene Maluma y me dice que quiere hacer una canción, le digo que si aunque no lo conozca.

¡Hombre! Si me viene a mi Maluma también le digo que sí, aunque yo no sepa cantar (risas)

(Risas) Anda tonta, eh...

Hombre, es que me has puesto un ejemplo (risas)

Pero digo yo, ¿si Maluma fuera feo vendería lo mismo?

A mi me gustan sus canciones, pero lo tendríamos que ver...

Venga, venga, claro... Ponle a Maluma 80 kilos más y ya verías como no vende tanto. El cantante va a acompañado de una imagen. Y a mi me ha pasado. En el momento que yo me quedé más delgado, la gente consumía más mi música. El mundo es así, Gemma y no lo podemos cambiar.

Podemos cambiarlo poquito a poco, pero no de golpe.

Si eres guapo y de repente triunfas en un país que no es el tuyo, si tu entras por los ojos vas a gustar más. Cuando tu coges los modelos son perfectos. Me he ido a comprar la camisa del modelo y a mi no me queda igual. Cada vez tenemos que normalizar más todo. La gente que escucha nuestra música y compramos ropa del Zara somos normales. Tenemos barriguita, manchas en la piel y eso hay que normalizarlo.

Bueno, poquito a poco. Me decías que se viene una colaboración, ¿qué tenemos que esperar de Kiko Rivera en los próximos meses?

Esperemos que no tarde mucho, pero de momento vamos a disfrutar de ‘El Conejo de la suerte’ y de la ‘Tentación y a bailarlas mucho.

Entiendo, por lo que me decías, que el cantante con el que vas a colaborar ya lo conoces.

Exacto, y existe una conexión. Os aseguro que os va a encantar.