Europa

«La vida siempre es chula en Desigual»

MANEL JADRAQUE, CEO de Desigual
MANEL JADRAQUE, CEO de Desigual

-Es la tercera vez que Desigual desfila en la semana de la moda de Nueva York. ¿Qué supone para la empresa?

-Tradicionalmente habíamos presentado las colecciones en Europa, pero hace un año pensamos en dar el salto. Queremos hacer una marca global, internacional, y Nueva York es perfecto por diferentes motivos: es una ciudad cosmopolita, abierta, atrevida y, además, es la capital del mundo. Es un mensaje para este Desigual que quiere ser mundial. Con este tercer desfile consolidamos nuestra presencia aquí.

-Irina Shayk, Candice Swanepoel y ahora Adriana Lima. Una apuesta por las mejores modelos del mundo...

-Yo siempre digo: "La mejor ropa con la mejor modelo en el mejor sitio". Y esa suma funciona. Así que en los últimos dos años hemos tenido cinco "top models", coronadas por Adriana Lima, que recién llegada de vacaciones está guapísima. Es otro mensaje de marca y de solidez: las modelos construyen nuestra imagen y, además, son conocidas en todo el mundo. Y además de un gran casting, tenemos un gran «front row»: ayer nos seguían llamando para pedir invitaciones. Las "celebrities"se pega. Por venir a nuestro desfile.

-¿De qué forma Adriana Lima representa los valores Desigual?

-Nosotros somos una "happy brand", y nuestros casting a siempre han sido muy especiales porque queremos encontrar "happy models"y "happy girls". Y Adriana es perfecta: brasileña, alegre, con gran actitud. Es la encarnación del eslogan "La vida es chula".

-El nombre de la colección es SAY SOMETHING NICE. ¿A quién hay que decirle cosas bonitas?

-A la mujer. Peor detrás hay un concepto más profundo: si dices algo bonito, recibirás algo bonito. En nuestro caso, mujeres contentas y satisfechas que compren nuestras prendas. La colección la definiría como un "new happy folk": es un nuevo Desigual (hay mucha novedad en los patrones, los estampados, los colores...); es "happy"porque nuestro carácter es feliz y eso se ve en nuestras prendas, que son frescas, divertidas, desenfadadas y casual, y folk porque es la tendencia que presentamos. Gráficos étnicos, inspirados en el Mediterráneo pero con toques orientales y sudamericanos y con las flores como protagonistas del desfile.

-¿Qué tipo de mujer se pondría esta colección?

- Desigual es para todas la mujeres, sean como sean. Tenemos un concepto muy amplio. La colección en total son 1.500 prendas, es muy extensa y ahí cabe cualquier tipo de mujer. A la mujer que vamos a presentar hoy yo la situaría e un cóctel o en una fiesta atardecer en St. Tropez, después de la playa.

-En la actualidad existen cinco tiendas Desigual en Nueva York. ¿Es un producto que gusta en Estados Unidos? ¿Qué atrae tanto?

-Cinco en Nueva York y 14 en EE UU, además de 1.000 clientes multimarca. Empezamos a tener una distribución importante, además de las ventasor internet, que funcionan muy bien.

-¿Es difícil hacerse hueco en el mercado americano?

-Mucho. Hay muchas firmas ya consolidadas, pero la crítica está siendo muy buena. Desde el principio ha suscitado opinión, no ha pasado desapercibida: hablan de nuestra "happy marca"y de nuestra forma de hacer moda. Aunque para una marca mediterránea es difícil (aunque América es muy grande y en California y Florida funciona). Pero Nueva York es más "clean", más minimalista en la forma de vestir. Y nosotros a pesar de este freno apostamos por la ciudad y poco va gustando. Todo lleva tiempo, especialmente entrar en una nueva área, pero lo tenemos claro y apostamos por ello a largo plazo.

-¿La originalidad de Desigual es una ventaja o un contratiempo?

- el propio producto es nuestro marketing. Nuestro producto es tan claro, tan fácilmente identificable, que hace que sea relevante para el consumidor.

-¿Cómo surgió la colaboración con Christian Lacroix?

- Llevamos tres años trabajando con él, es un proyecto de futuro. Él representa una fuente de talento y creatividad: queremos renovar e innovar sobre nuestros iconos, y Lacroix los interpreta y los hace más contemporáneos. Es una línea de éxito ya en el mercado, supone el 11 por ciento de la venta.