Gastronomía

Dani García prefiere las hamburguesas a las estrellas Michelin

Ha asegurado que se trata de una decisión "madurada en el tiempo"

El cocinero Dani García ha anunciado hoy que el 22 de octubre de 2019 cerrará el restaurante que lleva su nombre en Marbella (Málaga) para asumir el reto de llevar su "visión de la gastronomía de Andalucía a todos los rincones y públicos del mundo".

Publicidad

El cocinero Dani García ha anunciado hoy que el 22 de octubre de 2019 cerrará el restaurante que lleva su nombre en Marbella (Málaga) y que acaba de conseguir la tercera estrella Michelin para asumir el reto de llevar su "visión de la gastronomía de Andalucía a todos los rincones y públicos del mundo".

La de 2019 será la última temporada del restaurante, ubicado en el hotel Puente Romano de Marbella, después de haber "alcanzado el sueño"de lograr la máxima distinción de la Guía Michelin, tal como se anunció en una gala celebrada el 21 de noviembre en Lisboa, convirtiéndose así en el primer "triestrellado"de Málaga y en el segundo de Andalucía, después de Aponiente (El Puerto de Santa María, Cádiz).

"El 22 octubre de 2019 será el último servicio en su restaurante marbellí, tras una temporada de carácter retrospectivo", centrada precisamente en la cocina andaluza, ha anunciado hoy en un comunicado tras un vídeo difundido en redes sociales, en el que el cocinero marbellí se pregunta "qué hay después"de haber conseguido el sueño de posicionar su restaurante en lo más alto de la gastronomía española.

Cierto es que solo minutos después de ser nombrado como el único nuevo tres estrellas de la recién presentada guía Michelin, no supimos descifrar lo que ya se cocía desde hace tiempo en la mente de Dani García: «La palabra cocina no engloba únicamente vanguardia. Llevo 20 años en la alta cocina y cada vez me interesa más realizar platos para la gente de la calle. Hay un camino por explorar aún», confesó. Gestaba la idea desde que saboreamos la hamburguesa McExtreme, que diseñó para McDonald’s. Lo machacaron a críticas, pero a él le importó un bledo y se siente orgulloso. Quiere dar de comer bien al común de los mortales. Punto. Porque no podemos ir una vez al mes al que será solo, hasta el 22 de octubre (cuando eche el cierre) el segundo restaurante triestrellado de Andalucía. Ni, a lo mejor, una al año, ya que el menú tiene un precio de 220 euros, sin incluir los vinos. O, quizá, jamás. Pero sí repetimos visita a Bibo. Tanto la sede de Marbella como la de Madrid cuentan con llenos diarios al ofrecer una comida tan trabajada como informal, emplatada con cariño y en los que se respira un buen rollo que invita a volver. El mismo que envuelve Lobito de Mar, en el que ofrece el producto por excelencia con un aliño absolutamente sutil. El deseo de Dani es llevar su visión de la gastronomía andaluza por el mundo y ofrecerla a un precio medio asequible. En definitiva, elevar el nivel de los restaurantes de gama media e, incluso, apostar por algún concepto cuyo precio medio no supere los 25 euros. Solo 22 días después de recibir el máximo galardón de la biblia roja convocó a su equipo para desvelar su decisión. ¿Son los cocineros inconformistas por naturaleza? Dani García, sin duda, sí. No renuncia a las estrellas, algo impensable para él, ya que sin ellas no hubiera dado la zancada. Esta temporada toca disfrutarlas y ser respetuoso con la guía francesa, porque antes de la celebración de la próxima ceremonia cerrará el restaurante de vanguardia. Se le ha quedado pequeño, asegura: «¿Qué es la vida sin un sueño por delante?». El suyo es llevar los sabores de su tierra por el mundo. También, abrir un «steak house» en el local situado en el hotel Puente Romano, donde comeremos las mejores hamburguesas del globo, y continuar con la expansión del potente Grupo Dani García. Su solvencia es lo que le ha empujado, sin duda, a tomar tan personal decisión. El dinero ayuda y su equipazo, también. Así, este mismo febrero los viajeros del aeropuerto de Málaga disfrutarán de los manjares de Bibo, que en septiembre desembarcan en Qatar, el primer destino internacional, mientras que en octubre está prevista la apertura de Iris en el nuevo Four Season de la capital, que también acogerá más a largo plazo un Lobito de mar. Sí, el proyecto no ha hecho más que empezar, porque parte de la estrategia es colarse en un nuevo programa de TVE en el que nos regalará recetas tradicionales con esa chispa que le caracteriza.

Publicidad