LIFESTYLE D. Hoy
  • La tajada: Donde los platazos de Iván Sáez se piden para compartir

La tajada: Donde los platazos de Iván Sáez se piden para compartir

A Iván Sáez hay que seguirle los pasos. Le conocimos tras los fogones de Lágrimas Negras hace años. Luego, al frente de los de Zaranda junto a Pérez Arellano, en las dos sedes de El Zorzal, en la primigenia y en el espacio del que se acaba de desvincular, y, por supuesto, en Desencaja, una de nuestras mesas favoritas donde disfrutar de las recetas cinegéticas. Hace unas semanas inauguró un local a tan solo cincuenta metros de éste de los que nos gustan. Se trata de un espacio informal en el que, encima, sirve sus platos emblemáticos y adictivos. En definitiva, bocados sencillos, con todo el sabor, y de precio económico. Son los ingredientes necesarios para que el establecimiento vaya como un tiro, ya que responde a la demanda de los comensales. Es decir, puedes acudir a la hora que te venga en gana para disfrutar de bocados de calidad desde las ocho de la mañana. Recuerden, la carta está formada por veinte platos tradicionales, que jamás resultan cansinos. Recomendamos el espectacular arroz con periquitos, una receta que ya está dando que hablar y que, incluso, puede encargar. Asimismo, la propuesta que ha diseñado Iván resulta perfecta para compartir o para pedir medias raciones con el objetivo de probar varios de sus manjares. Así, abrimos boca con los pimientos dulces asados con anchoas y piparras. Y tan memorable es el gazpacho con bloody mary como las croquetas de jamón y los buñuelos de bacalao, mientras que resulta imprescindibles que ocupen la mesa las alitas de pollo deshuesadas, el steak tartar de solomillo y la tortilla de merluza.