Catherine Zeta-Jones, irreconocible

La actriz, que acaparó la atención en la gala de los premios The Best FIFA 2017, no ha especificado si se trata de una cirugía o de excesivo maquillaje.

Catherine Zeta Jones, el lunes en Londres. A la derecha, la actriz en el Festival de cine de Cannes
Catherine Zeta Jones, el lunes en Londres. A la derecha, la actriz en el Festival de cine de Cannes

La actriz, que acaparó la atención en la gala de los premios The Best FIFA 2017, no ha especificado si se trata de una cirugía o de excesivo maquillaje.

La actriz Catherine Zeta-Jones se convirtió en la noche del lunes en una de las grandes protagonistas de la gala de entrega de los premios The Best FIFA Football 2017 celebrada en Londres. Una ceremonia a la que acudía como encargada de entregar el premio al mejor gol del año concedido al francés Olivier Giroud, que actualmente juega como centrodelantero en el Arsenal de la Premier League inglesa. La intérprete, de 48 años y origen galés, subió al escenario acompañada por su compañero de profesión Idris Elba, protagonista de «The mountain between us» y de célebres series como «Luther» y «The Wire», así como por el deportista uruguayo Diego Forlán. Zeta-Jones lucía un impresionante vestido metalizado en verde salvia de Zuhair Murad, formado por un corpiño asimétrico de encaje de una sola manga y falda de terciopelo que completaba con unas sandalias minimalistas de tacón en tono dorado. Un vestido perteneciente a la colección Couture Fall 2017 del diseñador libanés. Pero su «outfit» no fue lo que más llamó la atención de los asistentes a la gala: sus rasgos faciales parecían retocados y su imagen no era la misma que la de su última aparición pública para asistir al desfile de Michael Kors, en Nueva York, desde el «front row».

Su presencia como presentadora de los premios era además muy esperada, ya que desde hace algún tiempo ha permanecido alejada del cine y se había rumoreado su reciente ingreso en una clínica psiquiátrica para tratar su reconocida bipolaridad y posibles trastornos alimenticios. De hecho, la ganadora de un Oscar como Mejor Actriz de Reparto por «Chicago» aparecía el lunes visiblemente más delgada.

Las redes sociales no tardaron en hacerse eco del «nuevo rostro», prácticamente irreconocible, de la mujer de Michael Douglas. Frente lisa, pómulos prominentes, sin apenas líneas de expresión... A la espera de que la propia actriz confirme o desmienta un nuevo retoque estético, la opinión pública se debate entre si ha sido víctima de un maquillaje exagerado, como le ocurrió a Uma Thurman (la protagonista de «Kill Bill» se convirtió en la comidilla de internet tras su paso por la alfombra roja en el estreno neoyorquino de la serie de la NBC «The Slap») o si por el contrario se ha marcado un «Renée Zellweger», como suele denominarse a las celebrities que se someten a cirugías con resultados poco naturales y, para ser sinceros, a peor.