Actualidad

El último adiós a Prince en la más estricta intimidad

El cuerpo del mítico y legendario cantante púrpura ha sido incinerado en una ceremonia privada: «Pedimos vuestras bendiciones y oraciones»

El cuerpo del mítico y legendario cantante púrpura ha sido incinerado en una ceremonia privada: «Pedimos vuestras bendiciones y oraciones»

Publicidad

Han sido muchos los que han querido rendir homenaje estos días a Prince desde que el pasado jueves dejara este mundo con su repentina muerte a los 57 años de edad en su residencia de Chanhassen (Mineápolis, EE. UU).

Pero sólo unos pocos, sus seres más queridos, amigos y músicos, han podido brindarle su último adiós. Una «ceremonia privada y hermosa», tal y como ha informado el publicista del cantante, Yvette Noel-Schure que agregó que el acto del depósito final de las cenizas también será en la más estricta intimidad y al que seguirá, en fechas próximas, una celebración musical de su vida. «Pedimos vuestras bendiciones y oraciones de alivio para su familia y amigos íntimos en este momento», añadió.

Publicidad

La noticia de la incineración se dió a conocer un día después de que se practicara la autopsia de la que, la institución encargada advirtió que determinar la causa de la muerte del cantante podría llevar días y las pruebas toxicológicas, incluso semanas. Pero en una rueda de prensa, las autoridades responsables de la investigación comunicaban que no había motivos para creer que se tratara de un suicidio.

Publicidad

Según TMZ, primer medio en notificar su fallecimiento, Prince fue hospitalizado seis días antes de su muerte por sobredosis de Percocet (fármaco compuesto por acetaminofeno y oxicodona). El ingreso fue unas horas después de que Prince diera un concierto en Atlanta y tuvo que cancelar un par de actuaciones de su gira «Piano and a Microphone». Su entorno lo justificó como un episodio de gripe.

TMZ ha enclarecido este episodio del cantante previo a su muerte. Aseguran que los médicos tuvieron que administrarle una inyección salvadora destinada, habitualmente, para contrarrestar los efectos de los opiáceos. Aunque le recomendaron permanecer ingresado mínimo durante 24 horas, Prince abandonó el hospital tres horas después de su ingreso y volvió a su residencia de Chanhassen. El cantante quería una habitación privada para él, pero al no haber ninguna disponible decidió marcharse.

Los homenajes del cantante son incontables por todo el mundo. Sus seguidores, consternados, visitan la que fue su residencia en Paisley Park –donde vivía, grababa y celebraba grandes fiestas y conciertos–, para darle el último adiós.