Artistas

Una serie de televisión sobre Camilo Sesto, censurada

El compositor supervisará al detalle su propia biografía, en la que revelará asuntos controvertidos y desconocidos de su vida, y que después pasará a la pequeña pantalla.

El artista de Alcoy, durante la presentación de la gira «Todo de mí», en Madrid
El artista de Alcoy, durante la presentación de la gira «Todo de mí», en Madrid larazon

El compositor supervisará al detalle su propia biografía, en la que revelará asuntos controvertidos y desconocidos de su vida, y que después pasará a la pequeña pantalla.

Una millonaria oferta ha convencido al cantante Camilo Sesto para que escriba y supervise los guiones de su propia vida. Lo que en principio será una autobiografía se convertirá posteriormente en una serie de televisión en la que el artista de Alcoy quiere descubrir al gran público los episodios más importantes de su vida y aclarar, además, las cuestiones más oscuras de su existencia. Por este motivo no quiere dejar en manos ajenas el proyecto y pretende ser él mismo el que supervise todo al detalle para así censurar o suavizar, si fuera necesario, algunas controversias vitales, como pueden ser su sexualidad, sus operaciones estéticas o la verdad, y se dice que traumática, sobre su relación con la mexicana Lourdes Ornellas, madre de su hijo Camilo.

Mucho se ha criticado la relación entre padre e hijo, durante años marcada por un evidente distanciamiento, hoy ya superado. De hecho, se puede afirmar que cada día están más unidos hasta el punto de que compartieron escenario en un concierto celebrado en la localidad azteca de Monterrey a mediados de mayo. No era la primera vez que el cantante echaba un cable profesional a su único hijo. En alguna ocasión le ha compuesto canciones y le ha permitido versionar sus temas más conocidos para sus propios «shows». En Monterrey padre e hijo se fundieron en un entrañable abrazo sobre el escenario y se dieron un beso. Momentos antes, el artista se había dirigido al público con un mensaje muy claro: «Hoy tengo la oportunidad de cantar con la persona que más quiero, se llama igual que yo y es mi hijo. Es mitad gachupín y mitad mexicano, cantaremos juntos “Donde estés, con quien estés” y “Miénteme”, quiero que esta noche sea histórica. Mi hijo nació y creció con el alma en la música. Es alguien que merece esta oportunidad, y todo el mundo quiere verlo cantando conmigo». Ambos emocionaron al público con sus baladas y no dudaron en corear junto a ellos el último tema, «El rey», del mexicano José Alfredo Jiménez.

Sesto se encuentra actualmente de gira por distintas ciudades de México, Chile y Estados Unidos, logrando en todas llenos absolutos. En el olvido queda el «gallo» que le traicionó cuando cantó en el extinto «¡Qué tiempo tan feliz!» de María Teresa Campos. Tras presentar su gira de despedida en puntos como Santiago de Chile, Puebla, Monterrey, México D.F. , Miami y Nueva York, volverá a Madrid a mediados de la semana próxima. En esta gira le acompaña un «staff» de veinte personas, entre los que se encuentran 10 músicos (piano, batería, bajo, percusión, teclados, guitarra, saxo y coros). Haciendo gala de su conocida fama de divo caprichoso, Sesto exige en su camerino fruta de temporada, chocolates, frutos secos, agua natural, vino tinto de reserva y refrescos variados.

A su regreso a España comenzará a recopilar datos de su amplio archivo personal para escribir esa esperada biografía. Sus fans ansían conocer detalles de sus relaciones de amistad y sentimentales, desde su primera novia, una compañera de clase, Laura Casale, a otras como Marcia Bell, Denisse Brown, Maribel Martín (con la que aseguran estuvo a punto de casarse), Lizette Rodríguez, Andrea Bronston y Ángela Carrasco (sus dos amigas del alma) o la unión más polémica de todas, la que mantuvo con Lourdes Ornellas. Aunque Marcia también desveló en su momento lo maniático que era su ex.

Naturalmente extrañaría que se «olvidara» de asuntos como los referidos a su sexualidad, la complicada operación de trasplante de hígado a la que fue sometido, el enfrentamiento judicial con aquellos colaboradores que le denunciaron por impago, su secuestro exprés cuando robaron en su casa de Torrelodones, la problemática relación con parte de su familia más cercana, sus extrañas manías, su enclaustramiento durante años en su chalet de la sierra madrileña o la verdadera cuantía de sus bienes. Durante estos años de aislamiento mediático en los que no contestaba al teléfono ni atendía a su correo electrónico, dedicaba buena parte del tiempo a leer y a pintar con la única compañía de su representante, su secretario y administrador, una asistenta y el jardinero.

Su periplo vital cuenta con episodios desconocidos como que estuvo al borde de la muerte cuando tenía tres años por una infección estomacal, que salvó a su hermana Chelo de morir ahogada y que su máxima ilusión era parecerse al niño de oro, conocido como «Pequeño ruiseñor», Joselito. También que llegó a vender sus cuadros en el Rastro madrileño, su obsesión por representar «Jesucristo Superstar» (acabó financiando el musical en su versión en castellano), su escasa relación con otros cantantes y la polémica historia que rodea al «Padre Nuestro» musical en el que Camilo y el Papa Francisco son claros protagonistas.

Vitalidad envidiable

Sobre la mesa del despacho de su representante, Eduardo Guervós, hay varias ofertas para que Sesto se despida definitivamente de la música en España. La última vez que LA RAZÓN habló con el mánager éste aseguró que no descartaban varios conciertos por toda la geografía española. A sus 70 años mantiene una vitalidad envidiable, que él justifica con un «soy verdadero, sin trucos ni dobles verdades, natural como la vida misma». Pero los últimos años estuvieron marcados por una grave lesión en sus piernas que le postró en una silla de ruedas. Ahora parece totalmente recuperado y, para bien de sus seguidores, ha abandonado ese enclaustramiento.

Según las estadísticas, estamos ante un cantante que ha vendido más de ciento cincuenta millones de discos en sus más de cincuenta años de carrera profesional. Y las encuestas indican que los temas preferidos por sus fans son «Algo de mí», «Amor... amar», «Melina», «Fresa salvaje», «El amor de mi vida has sido tú», «Vivir así es morir de amor» y «Perdóname». En el recuerdo queda una frase del artista alicantino de 2010 en la que pone de manifiesto el rasgo más egocéntrico de su controvertida personalidad: «Soy hijo de Dios y estoy hecho a su imagen y semejanza. Más natural que yo, la tierra y el suelo... y yo tengo los pies muy pegados a él».