Las sorprendentes tradiciones de las bodas reales británicas

La composición de los anillos, los ramos o los vestidos de la novia llevan elementos comunes desde hace más de 100 años

Imagen de la boda de la Reina Madre con el duque de Edimburgo, acompañados por las damas de honor y los pajes reales
Imagen de la boda de la Reina Madre con el duque de Edimburgo, acompañados por las damas de honor y los pajes reales

La composición del anillo, el color del vestido de la novia y algunos de los complementos se han mantenido a lo largo de los años en las bodas reales británicas.

El Príncipe Harry y Meghan Markle se casan este mediodía en la Capilla de San Jorge rodeados por sus familiares y amigos. Miles de personas se congregarán en las calles de Windsor para felicitar a la pareja y medio mundo estará pendiente del enlace a través de los medios de comunicación. Mucho han cambiado las cosas en los últimos años. Más aún si nos remontamos a 1893, año en el que se casaron el futuro rey Jorge V con la princesa María de Teck (más tarde reina María). La pareja se casó en Chapel Royal en St James's Palace, que apenas tiene capacidad para 100 personas y fue un evento relativamente tranquilo e íntimo.

En cambio, otras cosas sí han permanecido en el tiempo y se han convertido en tradiciones indispensables en cada enlace de un miembro de la Casa Real británica. Una de las tradiciones más arraigadas tiene que ver con los anillos de boda. Así los anillos de la reina Isabel, la princesa Margarita, la princesa Ana y Diana, princesa de Gales, estaban hechos de la misma pepita de oro, que provenía de la mina galesa Clogau St David's en Bontddu.

Todavía queda una astilla diminuta (un gramo) de esta original pieza de oro, que está bajo la custodia de la Oficina de Privy Purse. En noviembre de 1981, sin embargo, la Royal British Legion le regaló a la reina una pieza de 36 galones de oro galés de 21 quilates, que es con la que trabajan los joyeros reales en los actuales anillos de boda. Los detalles de los anillos del Príncipe Harry y Meghan Markle serán conocidos hoy.

Una ramita de mirto

Otra de las tradiciones de las novias desde hace generaciones es llevar una rama de mirto en el ramo de boda. Desde su majestad la reina hasta la duquesa de Cambridge, han cumplido con una tradición que se remonta a la boda de la reina Victoria y la hija mayor de Alberto, también Victoria. El mirto representa el amor, la fertilidad y la inocencia, y se cultiva en Osborne House, la casa de vacaciones de la Reina Victoria en la Isla de Wight desde hace aproximadamente 170 años. La primera planta fue entregada a la reina Victoria por la abuela del príncipe Alberto en 1845. Los descendientes de esta planta todavía están en los terrenos de la casa.

Tumba del Guerrero Desconocido

Otra de las grandes tradiciones fue establecida hace casi 100 años por Lady Elizabeth Bowes-Lyon (hoy en día, la Reina Isabel). Cuando Lady Elizabeth entró en la Abadía de Westminster el día de su boda, la novia real se detuvo para depositar sus flores en la Tumba del Guerrero Desconocido. El gesto fue en recuerdo de su propio hermano, Fergus, que murió en la Batalla de Loos en 1915 y para rendir homenaje a los millones de muertos y heridos en la Primera Guerra Mundial.

Después de que Lady Elizabeth colocara sus flores en la tumba, se convirtió en la primera novia real que realizaba el paseíllo hasta el altar sin su ramo. Con el paso de los años, la tradición se ha ido manteniendo, pero con un ligero cambio, las novias realizan el paseíllo con el ramo y lo depositan en la tumba a su salida de la iglesia.

Fotografías oficiales

Las bodas reales han sido inmortalizadas desde el enlace entre el rey Eduardo VII y la reina Alexandra (entonces príncipe y princesa de Gales). En aquel entonces, las imágenes eran en blanco y negro y a menudo se coloreaban a mano para dar la apariencia de una pintura.

Las postales se convirtieron en una pieza muy codiciada por los coleccionistas a principios del siglo XX, y era una forma en la que la familia real podía compartir eventos como bodas reales con el público de una manera nueva. El Príncipe Harry y Meghan Markle se decantaron por el famoso Alexi Lubomirski para ser el fotógrafo oficial en su boda. Lumbomirski ya realizó las fotografías compromiso oficiales de la pareja.

Flor de naranja

Para su boda con el Príncipe Alberto el 10 de abril de 1840, la Reina Victoria no llevaba una tiara, sino una corona de azahar, un emblema de castidad. Entre 1839 y 1846, el Príncipe Alberto le regaló a la Reina Victoria varias piezas de una hermosa flor de azahar (conjunto de joyas a juego) para marcar momentos significativos en sus vidas. En 1845, Alberto le dio a Victoria un broche de azahar y unos pendientes a juego, y al año siguiente su regalo de una corona de azahar celebró su aniversario de bodas.

La elección de la Reina Victoria de un emblema floral y el vestido de novia de seda blanca se convirtió en el atuendo de boda estándar para generaciones de novias victorianas. La princesa Victoria, la princesa Alicia, la princesa Helena, la princesa Louise, la princesa Louise Margaret de Prusia, la princesa Helena de Waldeck y Pyrmont, la princesa Beatriz y la princesa Alexandra, tenían el azahar como parte del diseño de sus vestidos de novia.

Esta tradición continuó en el siglo XX; La princesa María de Teck (más tarde reina María), también incorporó azahar en su vestido. En su matrimonio con el Duque de York (futuro rey Jorge VI) Elizabeth Bowes-Lyon eligió una corona de azahar, que también presentaba rosas blancas de York.

Cuando la reina Madre se casó con el Duque de Edimburgo en 1947, el azahar fue nuevamente parte del diseño. Alrededor del dobladillo del vestido de La Reina, un borde de azahar se aplicó con tul transparente perfilado en perlas y cristal.