Hervé Pierre, el hombre detrás del estilo de Melania Trump

Durante una conferencia sobre el lujo de Condé Nast en Lisboa, el diseñador habló en exclusiva con LA RAZÓN sobre la primera dama, a la que describe como «absolutamente adorable»

El vestido del baile inaugural fue diseñado según las directrices de Melania Trump. Ahora forma parte de la «Colección Primeras Damas» del Museo de Historia de EE UU y ya es uno de los diseños icónicos de la moda actual
El vestido del baile inaugural fue diseñado según las directrices de Melania Trump. Ahora forma parte de la «Colección Primeras Damas» del Museo de Historia de EE UU y ya es uno de los diseños icónicos de la moda actual

Durante una conferencia sobre el lujo de Condé Nast en Lisboa, el diseñador habló en exclusiva con LA RAZÓN sobre la primera dama, a la que describe como «absolutamente adorable»

El ya famoso sombrero blanco que lució la primera dama de Estados Unidos para recibir a los Macron en la Casa Blanca volvió a despertar un debate frecuente, el de sus elecciones estilísticas. Antes de que Trump llegara a la presidencia se dudaba de que Melania fuera a encontrar quien la vistiera. Pero sí que lo hizo. Y acertó. Se trata de Hervé Pierre, un genio de la moda que, sin embargo, ha vivido siempre a la sombra del nombre de una marca. Trabajó para Balmain, Oscar de la Renta y Carolina Herrera, entre otros, labrándose un prestigio que le llevó hasta Melania Trump, para quien no solo ejerce de diseñador, sino también de estilista.

Simpatía y carcajadas

Pierre acudió recientemente a la conferencia sobre el lujo organizada por Condé Nast en Lisboa. Un evento que es «una maravillosa posibilidad de reunir mentes diferentes y conocer nuevas culturas», según Pierre. Fue uno de los ponentes más aclamados gracias a su naturalidad y simpatía, y hasta provocó las carcajadas de todos los presentes. El modisto atendió a LA RAZÓN como si de un amigo se tratara y no dudó en compartir su historia con Mrs. Trump, como él la llama: «No conocía personalmente a Melania, pero teníamos un amigo en común. Ella buscaba un estilista y, aunque yo soy diseñador, pude enseñarle mi portafolio. Le encantó y pensó que sería ideal para ella».

Las apariencias engañan y el gesto habitualmente serio de la primera dama no tiene nada que ver con lo que Pierre ve en ella: «No puedo decir nada negativo sobre Melania porque es absolutamente adorable». Algo parecido dijo Brigitte Macron tras conocerla la semana pasada.

A pesar de la fama que ha obtenido por su nuevo cargo, ser el diseñador de un Trump no es fácil. De hecho, por motivos políticos, varios se negaron a vestirla, pero Pierre fue, al parecer, el único que accedió a trabajar con ella. Una decisión que acarreó una polémica de la que el modisto se defiende: «Vivo en un país democrático y tengo el derecho a decir que no, pero también que sí». En su ponencia, además, aclaró que él hace vestidos, no política. Ahora su nombre va ligado al de la primera dama: «Antes de conocerla estaba escondido. Melania me dijo: “Tu vida nunca será la misma porque vas a estar en todos los periódicos”. Y es verdad, de un día para otro el mundo empezó a apuntarme con el dedo».

Todo comenzó con el vestido que la primera dama lució en el baile inaugural de la presidencia de su esposo. Una prenda que le provocó una sensación indescriptible a Pierre y que, según él, solo ha experimentado dos veces: «La primera fue cuando vi a Renée Zellweger ganar un Oscar llevando un diseño mío; fue alucinante. Y la segunda, en el baile inaugural. Estaba aterrorizado, pero cuando vi a Melania con el vestido...». No encuentra palabras para explicar el momento y opta por buscar su teléfono para mostrar orgulloso una fotografía del instante en el que Melania Trump vistió por primera vez el diseño.

«Una historia de amor»

Por otra parte, quince años trabajando con una firma dan para mucho y es el caso de Pierre con Carolina Herrera. Al escuchar su nombre se le cambia la cara y admite emocionarse cada vez que habla de ella. Se deshace en elogios y compara su relación con «una historia de amor». Su periodo como director creativo de dicha firma es uno de los más importantes de su carrera profesional y, al parecer, de su vida: «Es como la reina de Inglaterra y yo como el príncipe Felipe, la quiero mucho. Todavía seguimos hablando mínimo dos veces por semana», comenta mostrando en su móvil los chats que tiene con ella. «Encima, me ha comprado ya dos vestidos, es increíble», añade refiriéndose a la colección propia que ha sacado hace unos meses. Y es que Pierre es así, agradecido, un diseñador clásico que sigue apostando por la caballerosidad y la educación como forma de vida. Cerró la entrevista sin dejar que nadie pagara su Coca-Cola (y las del resto), y se marchó diculpándose por no poder ofrecer más tiempo y con una sonrisa de oreja a oreja de esas que se contagian.

LAS OTRAS «FIRST LADIES»

Alcanzó la cumbre de la fama por su trabajo con Melania Trump, pero el modisto ya vistió a otras primeras damas, como Hillary Clinton, Laura Bush o Michelle Obama. De la primera, afirma que «le gustan las prendas prácticas». Sobre Bush dice que es «conservadora y tradicional». Y, en cambio, de Michelle Obama apunta a que es una mujer «moderna y avanzada».