Los nuevos colores de Delpozo

La firma española presentó en la Fashion Week de Nueva York su colección otoño-invierno 2017, la décima con Josep Font como director creativo

Josep Font está de aniversario. El diseñador español presentó en Nueva York su décima colección junto a Delpozo, firma de la que es director creativo desde 2012. Este hito de su carrera queda marcado por una sorprendente paleta de colores que deja atrás los tonos más vivos, típicos de la casa, y apuesta por el burdeos oscuro, el azul noche, el castaña y el verde oscuro. De hecho, hasta se aventura con el negro: «Es una paleta muy nueva para mí. Tonos clásicos con toques de color. Y negros, que nunca utilizo, pero con textura. Están presentes también las mezclas que me gustan entre colores muy especiales», explicaba Font antes del desfile. Se refería, por ejemplo, a la combinación entre una blusa azul Klein y un pantalón color ámbar con hebillas en los costados.

Font es perfeccionista casi al punto de la obsesión y se le nota en cómo se agacha hasta el suelo para arreglar la caída de una capa de tul o cómo acomoda, una por una, las lentejuelas de un jersey. Pero lo es, sobre todo, en el producto final: cada costura, cada bordado y volumen son impecables. Si la temporada pasada los pendientes destacaron en el «show», esta vez los accesorios vuelven a ser protagonistas. Los bolsos Moon, en cuero y lentejuelas bordadas a mano, están inspirados en la idea de continuidad del escultor Max Bill y los zapatos casi masculinos contrastan con las líneas curvas de la ropa. «A Bill le gustaba mucho trabajar las formas y decía que sus objetos no eran de inspiración práctica sino que tenían un punto místico», subraya Font. Ese misticismo se traduce, en su colección, en prendas con mucho movimiento gracias al uso de lentejuelas y tules. Aunque, sobre todo, destacan las capuchas de los jerséis de punto, que vienen bordadas en lentejuelas de colores que imitan el efecto del aleteo de los colibrís.

Si el escultor suizo inspiró las siluetas redondeadas, que representan la continuidad, el artista húngaro József Rippl-Rónai, miembro de Les Nabis, parte de la vanguardia post-Impresionista francesa de finales del siglo XIX, aportó mucho a la paleta de colores elegida por Font. Además, el estampado floral de pantalones y abrigos en color ocre fue creado exclusivamente por la casa pensando en las pinceladas de Rippl-Rónai’s. En los jerséis, de lana de merino, la misma combinación de amarillos, azules y naranjas se ve complementada por bordados de lentejuelas.

Los volúmenes, por supuesto, tienen protagonismo en esta colección, sobre todo en la silueta tulipán de las mangas de chaquetas y abrigos, pero también en pantalones y vestidos cóctel. Los tejidos van del jacquard estampado, la lana o la franela hasta el lamé de seda y la organza. «Trabajo con una base de organza siempre, es decir, con un doble tejido para que las piezas tengan mayor consistencia», explica Font. Uno de los tejidos más especiales es una seda de lúrex que, como fondo de los vestidos de tul, aporta movimiento y luz y, en otros, bordada a mano en tonos rosa con patrones florales y lentejuelas, crea un efecto único, femenino y delicado, pero sin cursilería.

El futuro, en Medio Oriente

Delpozo inaugurará este año su tercera Flagship store, después de las de Madrid y Londres, y ha optado para ello por un destino más exótico: Dubái. Font, que estudió arquitectura, estará muy involucrado en el proceso de diseño de la tienda, que estará ubicada en el exclusivo Dubái Mall. «Es un tipo de consumidor que aprecia mucho el cuidado al detalle, el trabajo artesanal de los bordados...», dice Font, y añade que considera que se trata de una tendencia global: «Es el nuevo lujo. Los jóvenes cada vez más se interesan por prendas bien hechas más que por las marcas; hay mayor exigencia de calidad». Esta «flagship» será la primera boutique que la marca abrirá en Medio Oriente y se estrenará con la colección otoño invierno presentada hoy en Nueva York.