Casado sitúa el 26J como el inicio del cambio en la región

Critica la «red clientelar» de la Junta para «financiar el voto»

Juanma Moreno, Pablo Casado y Elías Bendodo, ayer en Málaga
Juanma Moreno, Pablo Casado y Elías Bendodo, ayer en Málaga

El vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, Pablo Casado, expresó ayer su convencimiento de que las elecciones del próximo 26J «se pueden decidir en Andalucía», una comunidad para la que reivindicó un cambio de gobierno de la mano de quien consideró será su «próximo presidente», en alusión a Juanma Moreno, líder de los populares en la región. Hay que recordar que la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) apunta a un empate a 20 diputados entre PSOE y PP. En los comicios de diciembre, el Partido Socialista obtuvo un diputado más que los populares en la región.

Durante su participación en los desayunos informativos de Europa Press y la Fundación Cajasol, Moreno expresó su convencimiento de que las generales serán «el primer paso» que ha de propiciar un cambio en Andalucía, donde «las encuestas están determinando que el PP va a tener muy buen resultado frente al PSOE».

A este respecto, señaló que la comunidad andaluza «lo tiene todo: es una tierra con monumentos, cultura, patrimonio histórico, turismo, campo y playa..., en definitiva, todo lo que tiene que tener una región europea para estar a la cabeza en todos los parámetros indicativos de economía y desarrollo».

Sin embargo, y pese a ello, Casado lamentó que «lo que ha pasado en Andalucía es que ha existido una red clientelar» durante décadas, nutrida con los fondos públicos para «financiar una futura red de voto», en alusión a la acción de los sucesivos gobiernos del PSOE y en concreto a lo acontecido en torno al «caso de los ERE» y de la formación, las dos principales macrocausas que afectan al Ejecutivo regional.

«No es una cuestión del chófer de la cocaína... es que, por desgracia, es mucho más que eso», sentenció para incidir en que los «desastrosos gobiernos» que ha tenido Andalucía en las tres últimas décadas «han lastrado su desarrollo», si bien tras treinta años de gobiernos socialistas «hay un clamor para un cambio».

Es por ello por lo que defendió la necesidad de «empezar a hacer lo que esta tierra merece con buenas políticas y con distintas alternativas de futuro», y apuntó la idoneidad de «dejar a los españoles decidir con su voto» para que gobierne la lista más votada en la cita en las urnas.