Da a luz en Sevilla y recoge a sus bebés en Huelva

Los bebés fueron trasladados en una UCI móvil a 90 kilómetros
Los bebés fueron trasladados en una UCI móvil a 90 kilómetros

Una mujer dio a luz el pasado 7 de enero en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla y tanto ella como sus gemelos acabaron recibiendo el alta en el hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva días más tarde por la falta de incubadoras disponibles en los centros hispalenses.

La tarde del martes de la pasada semana la mujer se puso de parto, siendo necesario realizar una cesárea de urgencia para sacar del vientre a los dos bebés prematuros. Para prevenir el riesgo de infecciones se acostumbra a colocar a los gemelos en incubadoras separadas. El servicio de Neonatología del Hospital Infantil del Virgen del Rocío se encontraba por encima de su capacidad y tras confirmar que no había incubadoras disponibles ni en el hospital Virgen Macarena ni en el de Valme, se optó por trasladar a los bebés, una vez estabilizados, a Huelva, a noventa kilómetros de distancia, siendo necesario que el hospital onubense mandase una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) móvil con incubadoras para el posterior traslado al Juan Ramón Jiménez en dos desplazamientos. Horas más tarde, y una vez la madre se había recuperado de la intervención a la que fue sometida, se produjo también su traslado en ambulancia con personal médico y enfermero.

Según fuentes del Virgen del Rocío, hospital de referencia a nivel andaluz, lo habitual suele ser que el servicio de Neonatología sea en el que ingresen bebés de otras provincias, de Huelva y Córdoba, principalmente, dada la cercanía, pero bajo una programación previa, de forma que el parto de la madre se produzca también en Sevilla. En este caso confluyeron las circunstancias al contrario, algo poco habitual. Además, al ser necesaria la realización de una cesárea de urgencia no fue posible efectuar el traslado previamente. Desde el hospital esgrimen que este caso es realmente excepcional y coincidiendo con un repunte en el número de partos que no es permanente.

El Sindicato de Enfermería Satse de Sevilla, en cambio, ya había alertado, concretamente el 3 de enero, de la «saturación» del servicio de Neonatología del Virgen del Rocío, al encontrarse «por encima de su capacidad y sin personal de enfermería suficiente» para atenderlo. Incluso reclamó un esfuerzo «urgente» que la gerencia del hospital atendió por motivos obvios y dada la sensibilidad del asunto.

La central sindical advertía de que «la sobrecarga asistencial y las condiciones laborales no garantizan ni la seguridad de los profesionales ni la de los pacientes», motivo por el que exigieron más personal «antes de que se produzcan efectos indeseables».

En la UCI de Prematuros hay 12 incubadoras y el servicio de Prematuros tienen cabida para 24 niños. A juicio de la central sindical, era «una irresponsabilidad por parte de la gerencia mantener por más tiempo esta situación cuando existen profesionales disponibles en la Bolsa Única de Empleo del SAS». Satse incluso amenazaba con trasladar la correspondiente denuncia a la Inspección de Trabajo.

El sindicato ya denunció en febrero de 2012 una remodelación del servicio en el Virgen Macarena que la gerencia justificó en base a los datos de ocupación, pero que a la postre supuso prescindir de tres incubadoras y una enfermera. Es decir, un «ahorro en personal», como advierte la secretaria general en Sevilla, Reyes Zabala, «pese a que el número de partos no ha disminuido tanto y, en cambio, sí se aprecia una subida en el número de partos gemelares por el aumento del uso de las técnicas de fecundación 'in vitro'».