El PSOE aprobará «sin complejos» el cupo vasco en el Congreso pese a las críticas de Susana Díaz y Ximo Puig

Andalucía y la Comunitat Valenciana, en contra de aprobar el cupo vasco sin negociar un modelo de financiación autonómica

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno andaluz defiende que sería "deseable"que el cupo vasco se discuta "al mismo tiempo"que el nuevo modelo de financiación de las comunidades de régimen común mientras que el presidente valenciano, Ximo Puig, dice que "no tendría ningún sentido aprobar el cupo vasco y no aprobar el nuevo sistema de financiación".

El PSOE votará este jueves a favor del proyecto de ley del Cupo Vasco "sin complejos"porque el concierto económico que rige la relación financiera entre el País Vasco y la Administración General del Estado es un "hecho diferencial constitucional reconocido".

Así lo ha explicado este martes en declaraciones a los medios de comunicación la portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, tras la reunión que su grupo parlamentario ha celebrado de forma previa al inicio del Pleno del Congreso.

En el encuentro de los diputados socialistas nadie ha puesto en cuestión el apoyo de los socialistas a los proyectos de ley del Cupo Vasco y de modificación del Concierto Económico pactados por el PP y el PNV, que gobierna en Euskadi con el apoyo de los socialistas, han confirmado a Europa Press varios asistentes a la reunión.

Robles ha explicado a la prensa que el PSOE parte de la base de que "tiene que haber un principio constitucional de igualdad de todos los ciudadanos", pero ha precisado que, en el caso del concierto vasco, se trata de "un hecho diferencial que hay que respetar y proteger".

Eso sí, tal y como hizo el lunes desde Valencia el secretario general socialista, Pedro Sánchez, Robles ha exigido al Gobierno que presente una propuesta para una nueva financiación autonómica y local que permita que "desaparezcan esas diferencias"que existen en la actualidad entre unos territorios y otros.

La ley quinquenal del Cupo para los años 2017-2021 fija la fórmula de cálculo de lo que Euskadi debe pagar al Estado, mientras que la Ley del Concierto Económico recoge distintas modificaciones. La cifra base del Cupo será de 1.300 millones de euros anuales, pero en cada ejercicio el cupo líquido, lo que en realidad pague el País Vasco, variará según los descuentos que se apliquen por distintos conceptos y que no serán los mismos de un año a otro. Así, la cifra que se pagará este año ronda los 945 millones.

Los gobiernos español y vasco alcanzaron en mayo un acuerdo después de años de desavenencias sobre el cálculo del Cupo, la aportación que el País Vasco hace al Estado por los servicios que este presta en su territorio más una contribución a los gastos generales. Las diferencias correspondían al periodo 2007-2016, así como al cálculo de las políticas activas de empleo, cuyas competencias fueron transferidas a Euskadi en 2010.

Finalmente, las dos partes pactaron que el Estado devuelva al Gobierno vasco 1.400 millones de euros que se entienden cobrados de más, un dinero que se irá descontando de forma progresiva durante los próximos cinco años del citado Cupo: el 10% de los 1.400 millones se descontará del pago de este año, el 15% el año próximo, el 20% al siguiente, un 25% en el cuarto ejercicio y el 30% restante, en el último año.

Pero no todos los socialistas parecen tan de acuerdo con este visión del cupo. Así, el Gobierno andaluz ha defendido este martes que sería "deseable"que el cupo vasco se discuta "al mismo tiempo"que el nuevo modelo de financiación de las comunidades de régimen común pues esto, ha agregado, "es lo que conviene a Andalucía".

En la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Consejo de Gobierno, el vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, ha recordado que el Gobierno de Mariano Rajoy se comprometió en la Conferencia de Presidentes a presentar antes de que termine el año un nuevo modelo de financiación, a la par que ha insistido que en este marco "sería deseable que el cupo vasco se discuta de forma conjunta con el modelo de financiación autonómica".

Así, ha confiado en que ahora que las comunidades se van a pronunciar sobre el informe de los expertos en financiación, "el Gobierno central se dé prisa y nos siente a las comunidades para empezar a negociar"un nuevo modelo de financiación que para Andalucía "es fundamental".

Jiménez Barrios ha recalcado que para reparar la pérdida permanente de fondos que sufre Andalucía "hay que cambiar de modelo, no reformar el actual, sino hacer uno nuevo que contemple las especificidades de Andalucía y que tenga la suficiencia financiera para que los servicios públicos se presten en régimen de equidad e igualdad con el resto del territorio".

De la misma manera, ha garantizado a la vicepresidenta del Ejecutivo de Rajoy, Soraya Sáenz de Santamaría, tras su visita este lunes a Andalucía, que la comunidad que gobierna Susana Díaz "siempre va a ser una garantía de igualdad en el modelo de financiación".

"La vicepresidenta no debe tener preocupación ni guardarse las espaldas de Andalucía, nada debe temer, pues nuestra propuesta intenta arreglar las desigualdades de los ingresos per cápita que tiene el actual modelo de financiación", ha apostillado.

Y es que, como ha recordado Jiménez Barrios, "la desigualdad entre las comunidades que más ingresos perciben y Andalucía ha crecido un 66,6 por ciento", de manera que ha pasado de una diferencia de 489 euros a los 815 euros entre el 2009 y el 2015, lo que lleva a que Andalucía haya dejado de percibir un total de 5.500 millones de euros.

"No aceptamos desigualdades", ha sostenido el vicepresidente del Gobierno andaluz, quien también ha urgido al ministro de Economía, Luis de Guindos, a "aclarar lo que dice fuera pero que no dice dentro", en lo relativo a un posible pacto fiscal para Cataluña.

Esta tarde se debate en el Congreso de los Diputados el denominado “Concierto Económico con la Comunidad Autónoma del País Vasco” y está previsto “el acuerdo de tramitación directo y en lectura única del Proyecto de Ley por la que se aprueba la metodología de señalamiento del cupo del País Vasco para el quinquenio 2017–2021”.

También la Generalitat Valenciana

También el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha subrayado la necesidad de abordar la fase final de negociación para la reforma del modelo de financiación autonómica y ha indicado al respecto que "no tendría ningún sentido que se aprobara el cupo vasco y no se aprobara el nuevo sistema de financiación".

Así se ha pronunciado Puig en declaraciones a los medios en Orihuela (Alicante), al ser preguntado sobre la postura de Compromís, que anunció su voto en contra del cupo vasco por "rebeldía", al considerar que representa la desigualdad de la financiación autonómica mientras no se ejecuta el cambio de modelo para el conjunto de las regiones. El PSOE, por su parte, votará a favor.

Para Puig, "en estos momentos es fundamental que se aborde esta fase final de negociación de la financiación autonómica"y cumplir con el compromiso al que se llegó en la Conferencia de Presidentes de enero de que "en 2017 debía estar resuelto el cambio de financiación".

De hecho, hoy en el Congreso, el diputado valenciano Cipriá Císcar ha urgido a la revisión del modelo de financiación autonómica que rige para el resto de comunidades. Císcar ha defendido que el modelo se reforme para terminar con las desigualdades actuales entre territorios y que se haga buscando la igualdad en la prestación de servicios a los ciudadanos, han informado fuentes parlamentarias.