El ex alcalde de Carboneras dice que El Algarrobico fue aprobado por la Junta

«Nosotros hicimos lo que se nos dijo», indicó Cristóbal Fernández ante la magistrada

El Algarrobico sigue en pie, tras varias sentencias instando a su demolición
El Algarrobico sigue en pie, tras varias sentencias instando a su demolición

almería- El ex alcalde socialista de Carboneras (Almería), Cristóbal Fernández, trasladó ayer a la juez que investiga si incurrió en una presunta prevaricación administrativa en la gestión urbanística en el sector ST-1 del paraje de El Algarrobico que el acuerdo de Pleno por el que se mantuvo la calificación de urbanizable se adoptó con «todos los informes sectoriales en sentido favorable» y contó con la aprobación definitiva por parte de la Junta de Andalucía.

Fernández, que destacó que también se habían pronunciado en sentido favorable los informes preceptivos municipales, aseguró durante alrededor de 35 minutos de comparecencia que, en el momento en que se adaptaron las Normas Subsidiarias (NNSS) a la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA) a finales de 2009, no había ningún pronunciamiento judicial «en firme» que obligase a cambiar la categoría del sector donde se asienta el hotel de Azata del Sol.

«Si hubiera sido alcalde en 2011, habría asumido todas las resoluciones de los tribunales con respecto al Algarrobico pero eso corresponde ahora al actual equipo de Gobierno», indicó en declaraciones a los periodistas el ex regidor, quien acudió puntual a los juzgados de Vera, luciendo un pin del Parlamento en la solapa de la chaqueta, ya que ocupó escaño en la Cámara, y acompañado de su hermana, Rosario Fernández, entonces primera teniente de alcalde y también imputada en la causa. Fernández, quien está retirado de la vida política y ha emprendido varios proyectos empresariales, insistió en que la adaptación de las NNSS a la LOUA «a la espera de elaborar el PGOU, no permitía cambiar la clasificación de suelo» y remarcó que la calificación de suelo urbano consolidado contó «con la valoración favorable de la Comisión Interdepartamental de Valoración Territorial y Urbanística de la Junta». «Nosotros hicimos lo que se nos dijo», apuntilló.

El informe de la citada comisión apuntaba que el sector ST-1 Algarrobico aparecía en el documento enviado por el Ayuntamiento como suelo urbanizable ordenado, «debiendo estar clasificado como suelo urbano consolidado al contar con los requisitos que marca la LOUA, según la memoria justificativa de la adaptación parcial». Esta adaptación urbanística aprobada por el Pleno del Ayuntamiento tras el informe favorable de la Junta provocó que el TSJA acordase requerir en mayo de 2009 a Cristóbal Fernández para que se abstuviese de actuaciones urbanísticas en el paraje de El Algarrobico so pena de incurrir en un presunto delito de desobediencia ya que existía un auto en el que se ordenaba calificar el sector ST-1 como «espacio protegido no urbanizable». Además, le advertía de que cualquier ejecución sería «nula». «Ese auto no era firme en ese momento y estaba recurrido incluso por la propia Junta», subrayó, ya que el Alto Tribunal andaluz lo que hacía era anular parcialmente el Plan de Ordenación de Recursos Naturales del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar que había aprobado la Administración autonómica en febrero de 2008.