El ex chófer de los ERE, sin darse a la fuga pero sin abogado

Trujillo ha resuelto ya su situación de incomparecencia en el juzgado

La jueza Alaya acusó a Trujillo de 22 delitos y lo envió a prisión
La jueza Alaya acusó a Trujillo de 22 delitos y lo envió a prisión

La Fiscalía Anticorrupción alertó hace un par de semanas de que tres de los imputados en el ámbito de la «macrocausa» de los ERE fraudulentos no se habían personado en dependencias judiciales desde agosto. Uno de ellos era Juan Francisco Trujillo, el ex chófer del que fue director general de Trabajo de la Junta Francisco Javier Guerrero. ¿Qué ha sido de él? ¿Se ha dado a la fuga? Fuentes de su entorno aseguraron ayer a LA RAZÓN que no es el caso.

El ex conductor «continúa viviendo en su lugar habitual de residencia en Jaén –Llanos del Sotillo–» y ya ha resuelto su «lío con el juzgado». Aunque hacerlo le ha costado «varios días de trámites y de nervios» ya que no tiene abogado que lo represente en el proceso que ahora instruye la titular del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla, María Núñez Bolaños. Las fuentes consultadas por este periódico atribuyen lo sucedido a un «fallo» del juzgado jiennense de Andújar, al que la precedesora de Núñez, la jueza Mercedes Alaya, lo autorizó a cumplir la medida cautelar de tener que acudir a firmar para demostrar que no ha huido de la Justicia. Aseguran que el órgano está «saturado» y no habían remitido a la capital hispalense los documentos con su rúbrica que prueban que Trujillo no ha dejado de comparecer. Quien sí está en paradero desconocido es el ex directivo de la consultora Vitalia, Eduardo Pascual, sobre el que otras fuentes ya apuntaron a este diario que podría hallarse en «algún país de Europa del Este».