La Junta arremete contra las lecturas «torticeras» de los datos del paro

Sánchez dice ahora que Andalucía no es una nación y las competencias económicas son de Madrid

La Razón
La RazónLa Razón

El baile de interpretaciones en torno a las cifras de empleo, ya sean las que fijan el paro registrado o las que arroja la Encuesta de Población Activa (EPA), es una constante en el tiempo. El pasado jueves se hizo pública la evolución del desempleo entre julio y septiembre, según la cual éste subió en Andalucía en 21.500 personas, un 1,7 por ciento, respecto al mismo periodo del año anterior, hasta elevarse el total a 1.281.900 afectados, el 31,72 por ciento de la población activa. Un periodo en el que se destruyeron 50.400 puestos de trabajo. El dibujo no es positivo, sobre todo, si se tiene en cuenta que la comunidad se coronó como la primera de España por tasa de paro, a la luz de esa EPA, y no faltaron los análisis que descabalgaban a Andalucía de la recuperación que comienza a consolidarse en otras comunidades autónomas.

La propia presidenta de la Junta, Susana Díaz, reconoció en el plenario del Parlamento que los datos de la EPA correspondientes al tercer trimestre del año son «malos para Andalucía», aunque se agarró a que en el último año «el 27 por ciento del empleo creado en España» fue en la región. Más beligerante se mostró ayer el consejero del ramo del Ejecutivo regional, José Sánchez Maldonado, quien llegó a censurar las «lecturas totalmente torticeras» y el tratamiento «espúreo e ilegítimo» de las variables del desempleo en los últimos años.

Es más, el consejero de Empleo, Empresa y Comercio abogó por que «cada administración pública asuma sus competencias y responda por ellas». ¿A qué se refería? «Las competencias en materia macroeconómica, inversión pública, política fiscal y monetaria y de crecimiento son del Gobierno» central, aseveró, en un intento de lanzar hacia arriba la responsabilidad por que Andalucía esté a la cabeza en la temida tasa laboral en el conjunto del país. Para Maldonado, «no vale decir que Rajoy lo hace muy bien cuando los datos son positivos y cuando son negativos, la culpa es del Gobierno de Susana Díaz». Sin embargo, el pasado enero el secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, atribuyó en un comunicado la caída del paro en casi 25.000 andaluces en diciembre de 2014 al efecto de las medidas y programas contra el desempleo puestos en marcha por la Junta. Como lo hicieron otros dirigentes socialistas cuando en julio la región bajó del millón de personas sin trabajo tres años y medio después. Valoraciones al margen, o no, Sánchez defiende ahora que Andalucía «no es una nación diferente y las competencias en política económica son del Gobierno central», pese a que el Estatuto las reconoce en empleo. Afirmó que la Junta «invierte 83,5 euros de cada 100 en sus competencias: educación, sanidad y servicios sociales».