La «número dos» de Martín Serón, nueva alcaldesa de Alhaurín el Grande

Ledesma fue investida ayer con el apoyo del PP, que aclaró que no es un «cheque en blanco»

Martín Serón renunció a la Alcaldía ante una posible moción de censura
Martín Serón renunció a la Alcaldía ante una posible moción de censura

Antonia Ledesma, de la formación Por Alhaurín, fue investida ayer alcaldesa del municipio malagueño de Alhaurín el Grande, en sustitución, tras su renuncia, de Juan Martín Serón, de quien era «número dos». Para ello, la formación independiente contó con el apoyo del PP. Durante su intervención la nueva regidora aseguró que su «compromiso» es el municipio, «cada uno de sus rincones y cada uno de sus vecinos». «Tenemos un futuro ilusionante por delante y a ello voy a dedicar todos mis esfuerzos», declaró.

Serón, ex integrante del PP y líder de Por Alhaurín, anunció su dimisión y abandono del acta de concejal el pasado 10 de febrero ante una posible moción de censura del PP, PSOE, IU y Alternativa Socialista Alhaurina (Asalh).

En la sesión plenaria de ayer no faltaron los reproches ni las críticas de las formaciones de PSOE, IU y Asalh a Por Alhaurín y al Partido Popular, con el que hace unas semanas, según recordaron, habían llegado a un acuerdo, que, finalmente, los populares decidieron romper para apoyar a la formación independiente.

La nueva alcaldesa reprochó a IU, a los socialistas y a Asalh su empeño en «permanecer anclados en el pasado, en la destrucción y en la mentira», frente al nuevo equipo de gobierno que «mira al frente con ilusión, con ganas de trabajar y de que Alhaurín siga progresando como ha hecho hasta ahora», según defendió. A Martín Serón, volvió a agradecerle «el gesto de generosidad, responsabilidad y entrega por su pueblo» que ha tenido « al anteponer de nuevo los intereses de Alhaurín a cualquier tipo de interés, permitiendo un Gobierno estable para el municipio». El portavoz del PP, Francisco Torres, por su parte, recalcó que «se trata de acuerdo de investidura y no de gobierno», por lo que «no debe entenderse», avisó, «como un cheque en blanco para Por Alhaurín».