Moreno reclama a Díaz para un eje antisecesionista en las Cortes

PP y PSOE tienen los 41 miembros del Senado y, junto a C’s, 51 de los 61 diputados en el Congreso

La Razón
La RazónLa Razón

PP y PSOE tienen los 41 miembros del Senado y, junto a C’s, 51 de los 61 diputados en el Congreso

Los movimientos de Pedro Sánchez para conformar una alternativa de Gobierno están provocando una fuerte disensión interna dentro del Partido Socialista. El último capítulo ha sido la cesión de cuatro senadores a ERC y Democràcia i Libertat (DIL) –siglas con las que concurrió a las elecciones el partido de Mas, Convergencia Democrática de Cataluña– para que estos grupos, cuya abstención podría ser clave para Sánchez, tengan grupo propio. El Partido Popular no se mueve del discurso de la estabilidad y el derecho a que gobierne la lista más votada. Entre tanto, la dirección andaluza del PP aprovecha la crisis interna socialista, que alcanza de lleno a la presidenta autonómica, Susana Díaz, para proponer en las cortes un eje antiindependentista de los diputados y senadores andaluces que forman parte de los partidos constitucionalistas.

Ciertamente el peso de Andalucía en ambas cámaras no es menor. La comunidad tiene sentados a 61 de los 350 diputados que hay en el Congreso y a 41 de los 266 senadores. Salvo los diez diputados al Congreso que obtuvo Podemos, todos formarían parte de este bloque constitucionalista. Hay que recordar que Podemos no aboga directamente por la secesión de Cataluña pero sí propone un referéndum para que los ciudadanos de esa comunidad puedan decidir si siguen o no formando parte de España. Este es, de hecho, el principal requisito que ha puesto Pablo Iglesias a Pedro Sánchez sobre la mesa para establecer un bloque alternativo de Gobierno.

De los 61 diputados andaluces que salieron de las urnas el 20 de diciembre, 22 corresponden al PSOE; 21 al Partido Popular; 8 a Ciudadanos y los diez mencionados de Podemos. Respecto al Senado, los 42 con los que cuenta la comunidad los ostentan PP y pSOE. El PSOE obtuvo 17 en las últimas elecciones y el PP, 15. Hay que sumar otros nueve que son de designación indirecta, ya que los nombra el propio Parlamento autonómico. Uno de ellos es el presidente del PP-A, Juanma Moreno. La fuerza de un bloque constitucional de los diputados y senadores andaluces sería muy poderosa, pero el PSOE no va a entrar en ningún tipo de eje ni alianza con el Partido Popular. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, no se refirió a este asunto ayer en la reunión de la Interparlamentaria de su partido, pero ya ha dicho que su postura es la del rechazo a cualquier tipo de acercamiento a Mariano Rajoy, al que responsabiliza del «sufrimiento» de las familias durante la crisis económica debido a los recortes sociales y a la reforma laboral.

En este sentido, Moreno dijo ayer en la reunión de la Junta Directiva Regional del partido que Díaz está instalada en el «triple no. «No a que Sánchez se abstenga para que Gobierne la lista más votada; no a un pacto con Podemos; y no a la repetición de eleccciones. ¿Qué quiere entonces la señora Díaz», se preguntó. Rajoy se encuentra en este momento en una situación que guarda alguna similitud con la de Díaz después de las últimas autonómicas. La presidenta andaluza reprocha al PP-A que tuviera que esperar 80 días para ser investida y que no hiciera nada para evitarlo al votar en contra.