Un escenario incierto para el PP-A

Moreno cree que su apoyo a Sáenz de Santamaría no perjudicará «en absoluto» al partido de cara al previsible adelanto electoral en la región, que preparará en breve con el nuevo líder de los populares

El escenario al que se asoma ahora el PP andaluz es incierto tras la victoria ayer de Pablo Casado en el congreso extraordinario de los populares. La cúpula regional de partido apoyó claramente a Soraya Sáenz de Santamaría y fue precisamente Andalucía una región clave en su victoria en la primera vuelta de las primarias. Sin embargo, tras las votaciones de los más de 3.000 compromisarios, la balanza se inclinó hacia Casado, dejando en una posición comprometida a la dirección andaluza, que se enfrenta a unas elecciones autonómicas, previsiblemente, el próximo otoño y que debe preparar desde ya con la nueva cúpula de Génova.

Ésta fue precisamente la consigna que recibió el presidente del PP-A, Juanma Moreno, del propio Casado minutos después de convertirse en el sucesor de Mariano Rajoy. «Me ha trasladado que tenemos las primeras elecciones en Andalucía y tenemos que hablar esta semana para empezar a trabajar y prepararlas», subrayó Moreno, quien mostró su apoyo al nuevo presidente del PP, pese a alinearse en el proceso de primarias con la candidata derrotada. «Lo que ahora corresponde es trabajar todos unidos en torno al nuevo presidente», insistió, además de señalar que Andalucía se enfrenta a unas elecciones anticipadas «por puro interés personal de Susana Díaz». En este sentido, Moreno aseguró que Casado acudirá en breve a Andalucía para reunirse con él y preparar los comicios.

También quiso dejar claro el líder de los populares andaluces que el hecho de haberse posicionado a favor de Sáenz de Santamaría no perjudicará «en absoluto» al PP andaluz de cara a las elecciones, puesto que «el principio de la democracia es optar» y los afiliados se han decantado «por la opción que hemos considerado en cada momento la preferida». Moreno, no obstante, confió hasta el último instante en que hubiera una «lista de integración», pero finalmente los dos candidatos llegaron hasta el momento de las votaciones con listas distintas.

La derrota de Sáenz de Santamaría supone también un duro revés para Javier Arenas, que se alineó junto a la ex vicepresidenta del Gobierno acompañado por dirigentes provinciales como Antonio Sanz y Elías Bendodo. Durante la presentación de su candidatura ante los compromisarios, Sáenz de Santamaría desveló el nombre de otro peso pesado del PP andaluz, la ex ministra Fátima Báñez, propuesta para la secretaría general.

Casado, por su parte, no quiso desvelar ante los compromisarios el nombre de su secretario general, puesto que aspira a una «integración real y al máximo nivel» con los afines a Sáenz de Santamaría. Sin embargo, avanzó algunos de los integrantes del nuevo comité ejecutivo nacional, en el que figuran varios dirigentes andaluces. Destaca, por ejemplo, la presencia del ex ministro Juan Ignacio Zoido, que apoyó a María Dolores de Cospedal en la primera vuelta de las primarias y, tras quedar desbancada, se mostró cercano a Casado. También siguieron los pasos del ex ministros los ex secretarios de Estado José Antonio Nieto y José Enrique Fernández de Moya. Otro nombre relevante en la lista de Casado es el de la vicepresidenta del Parlamento andaluz y ex alcaldesa de Fuengirola Esperanza Oña. Precisamente, esta localidad de la Costa del Sol fue una de las pocas que visitó Casado durante su campaña en Andalucía.

Otros cargos andaluces que forman parte del comité ejecutivo nacional son la diputada nacional del PP por Granada Concha de Santa Ana; el vicepresidente de la Diputación de Almería, Javier Aureliano García; el concejal en el Ayuntamiento de Sevilla Alberto Díaz; la diputada por Granada del Parlamento andaluz Ana Vanessa García Jiménez; el portavoz del PP en la Diputación de Cádiz, José Loaiza; y el malagueño que fue diputado del Parlamento andaluz Miguel Ángel Ruiz Ortiz.

Durante la campaña otros dirigentes andaluces mostraron públicamente su apoyo a Casado, como el alcalde Málaga, Francisco de la Torre, y la parlamentaria Teresa Ruiz Sillero.