Adaptan la tarjeta sanitaria de castellanos y leoneses al modelo único de España

El Consejo de Gobierno refuerza también los centros de día de la provincia de Ávila

España dejará de tener una tarjeta sanitaria para cada comunidad y se adaptará a un modelo único
España dejará de tener una tarjeta sanitaria para cada comunidad y se adaptará a un modelo único

El Gobierno que preside Juan Vicente Herrera aprobó la adaptación de 1,6 millones tarjetas sanitarias individuales del Servicio Público de Salud de Castilla y León, hasta el año 2017, con el objetivo de unificar los datos para que los nuevos documentos identificados sean válidos en el conjunto de España y faciliten así la asistencia sanitaria en cualquier autonomía.

El portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez, destacó que esta medida permitirá disponer de un «código tipo» con el fin de que, en función del desarrollo tecnológico de la historia clínica electrónica y a medio plazo, el personal sanitario pueda llegar a acceder a la historia clínica digital de cada paciente, independientemente de la comunidad autónoma en la que se preste la atención sanitaria.

Otra de las novedades de las nuevas tarjetas de Sacyl, añadió, será la supresión de la fecha de caducidad -en la actualidad es de diez años-, de manera que las que se emitan a partir de ahora tendrán una validez infinita. Gracias a este cambio sólo será necesario expedir las tarjetas iniciales -emigrantes, nuevos residentes, recién nacidos- o por deterioro, extravio o modificación de los datos.

Además, el Consejo de Gobierno también aprobó la contratación del servicio de estancias diurnas en dos centros de día de personas mayores de Ávila, dependientes de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales, por un importe de 370.000 euros. El periodo de prestación del servicio se prolongará durante dos años, y el objetivo es evitar, en la medida de lo posible, que estos ciudadanos tengan que abandonar su entorno social y familiar o, al menos, retrasar su atención institucionalizada, al mismo tiempo que sirve de apoyo a las familias y a sus cuidadores.

Las unidades de estancias diurnas están dotadas de todas las prestaciones básicas necesarias, como atención individualizada y dinámica, servicios médicos, terapia ocupacional, entre ellos talleres de recuperación congnitiva o fisioterapia. El servicio incluye, además, transporte adaptado para acompañar a las personas con movilidad reducida desde su domicilio hasta el centro y viceversa. También los usuarios tienen a su alcance disfrutar de un marco adecuado donde poder relacionarse socialmente, evitando una institucionalización innecesaria o no deseada.

El número de plazas de estancias diurnas totales que existen en Castilla y León asciende a un total de 4.839, repartidas en 209 centros. Con respecto a la provincia de Ávila, existen 466 en 21 inmuebles.

Por último, el Ejecutivo autonómico aprobó la declaración de Bien de Interés Cultural de las atalayas este y sur del Burgo, de Uxama y del Enebral de Osma; en el Burgos de Osma, y de Tian de la Hoz en Bayubas de Abajo; de Ojaraca; Veruela en Caltojar; la de Caracena; la de Torrejalba en Almaril; Cubo de la Solana; y la de Navapalos en Vilde; todas ellas en la provincia de Soria.