Carnero se compromete con los autónomos como «factor esencial» para fijar población

Los empresarios conectarán en Valladolid negocios sin sucesión con emprendedores potenciales

Jesús Julio Carnero visita el Centro Provincial de Artesanía (Artis) de Portillo junto a Javier Vega y Lorenzo Amor, entre otros
Jesús Julio Carnero visita el Centro Provincial de Artesanía (Artis) de Portillo junto a Javier Vega y Lorenzo Amor, entre otros

«Gracias a los autónomos y emprendedores y a su bandera de la ilusión que les ha permitido tirar para adelante hemos conseguido salir de una crisis muy dura, por lo que seguiremos cuidándoles desde sus primeros meses».

Son palabras del presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, durante la visita que realizaba al Centro Provincial de Artesanía (Artis) ubicado en localidad de Portillo, en compañía del presidente de honor del Círculo de Empresarios, Javier Vega de Seoane, y del presidente de ATA, Lorenzo Amor.

Carnero aprovechaba este acto para poner en valor el Plan Impulso de la Diputación que, según destacaba, ha beneficiado a más de 1.400 nuevos emprendedores desde su creación hace cinco años. Debido a estos «buenos resultados», el presidente de la Diputación confirmaba que han decidido incrementar un 25 por ciento su presupuesto para el año próximo. Así, las ayudas se podrán destinar a sufragar las cuotas de la Seguridad Social durante 18 meses, frente a los doce actuales, y hacer frente a los gastos de funcionamiento en alquiler, luz, gas y combustibles. Asimismo, Carnero valoraba positivamente el hecho de que siete de cada diez autónomos beneficiarios de las ayudas del Plan Impulso sigue a día de hoy con la misma actividad económica o que un 80 por ciento de ellos así siga al frente del negocio que emprendieron.

El presidente de honor del Círculo de Empresarios, Javier Vega Seoane, por su parte, aprovechaba este acto también para anunciar que su entidad pondrá en marcha en Valladolid un proyecto piloto que pretende «conectar» empresarios sin sucesión en los pueblos con «emprendedores potenciales». Objetivo: evitar la desaparición de negocios viables en los pueblos. Estos emprendedores utilizarían modernas técnicas de gestión, nuevas tecnologías e Internet para mantener el negocio y desarrollarlo. «Con el paro que hay en España sería bueno conectar, con el tiempo suficiente, autónomos sin actividad con empresarios que piensan en la jubilación para que no se cierren esos negocios», destacaba Seoane, quien animaba a los pequeños negocios situados en un vivero como el de Portillo, que den un salto para convertirse en una empresa más grande.

Por otro lado, el presidente nacional de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, defendía la necesidad de «crear entornos» para que los habitantes del medio rural puedan emprender sus negocios y paliar así algunas de las causas de la despoblación.

«El emprendimiento rural es fundamental y será en el futuro la base del empleo y una herramienta contra la despoblación», decía Amor, para quien los autónomos son los que asientan población en el medio rural, y por ello reivindicaba espacios como el de Artesanía de Portillo.